La mujer, para brillar, debe ir más allá | Querétaro

La mujer, para brillar, debe ir más allá

Nayeli Rosas

El otro día platicando con la Doctora en Diseño con línea de especialidad en Nuevas Tecnologías y docente de la Universidad Autónoma de Querétaro, Coordinadora del posgrado en Diseño y Comunicación Hipermedial, Martha Gutiérrez Miranda, me dio un dato revelador: el 97 % de los estudiantes de Posgrado en la facultad Artes son mujeres, eso me hace pensar que somos nosotras quienes tratamos de buscar una oportunidad llena de igualdad, al menos en el mundo del arte, y no me extrañaría que este dato se esté buscando replicar en otras carreras.

El mundo del arte ha sido un espacio en el que los hombres han predominado históricamente, y me remonto al Renacimiento, en el que Miguel Ángel Buonarotti, Leonardo Da Vinci, Sandro Boticcelli, Giorgio Vasari, entre muchos otros, eran las figuras representativas de su época, pero poco se conoce de Clara Peeters, Elisabetta Sirani, Artemisia Gentileschi, artistas que tenían un gran talento pero que nunca se les dio el reconocimiento que merecía en un periodo en el que los hombres predominaban. En muchos casos, a ellas se les brindaba el apoyo de mostrarles el mundo de la pintura porque algún familiar (su padre) era quien les enseñaba la técnica, misma que sin problema alguno dominaron.

A Clara la veremos reflejada hoy en día en cada uno de sus bodegones, a través de las superficies metálicas, ya que buscaría la forma de permanecer siempre en sus obras; en el caso de Elissabetta, se dice que produjo más de 200 obras y que murió muy joven, a la edad de 27 años, unos dicen que fue por exceso de trabajo y otra parte de la historia que fue por envenenamiento; y en el caso de Artemisa, quien superó el toque artístico de su padre Orazio Gentileschi, fue una artista virtuosa. Su obra se volvió más Caravaggista después de lo acontecido en su vida por la violación del artista que le “enseñaría a mejorar la técnica”, es después de esto, que ella comienza a realizar con mayor dramatismo, en ambiciosos cuadros históricos y religiosos, sus obras más sobresalientes, entre ellas vemos la de “Judit decapitando a Holofernes” y “María Magdalena como la melancolía”, en donde se ve claramente como precursora del feminismo.

Esto es, si estas mujeres por poner un ejemplo, nos dejaron ver sus pinturas del renacimiento y barroco aun en circunstancias poco propicias y así lograron realizar los trabajos que vemos, con mayor razón en nuestra sociedad actual se puede.

Hoy, cada vez hay más mujeres ganándose espacios, creando obras fantásticas, luchando por tener el mismo lugar de los artistas que marcaron época, y un caso que ejemplifica esto es el de Frida Kahlo y Diego Rivera, en el que ella se hizo un espacio y muchos hoy le dan un lugar más arriba que a Rivera.

Este dato de que el 97 % son mujeres las que llegan a un posgrado, al menos en el mundo del arte, es un reflejo de una lucha constante por la igualdad; para muchos no es necesario profesionalizarse, pero para una mujer a veces es la única manera de hacerse de un lugar en este bello y difícil mundo del arte.

Comentarios