18/09/2016
12:46
-A +A

Hace 39 años apareció un extraordinario libro que se ha vuelto un clásico en el campo científico. Nos referimos a El gen egoísta de Richard Dawkins. Dawkins es un destacado zoólogo y divulgador de la ciencia que ha sobresalido por sus contribuciones en el campo de la ciencia de la evolución.

En su obra, Dawkins habla sobre la búsqueda infructuosa del ser humano desde tiempos inmemoriales por alcanzar la inmortalidad, pero en realidad quienes se perpetúan no son los humanos como tal sino sus genes. Él sostiene, en la obra referida, que “toda forma de vida evoluciona por la supervivencia diferencial de los entes replicadores”. Donde hay vida están presentes, y en continua disputa, los multiplicadores o replicadores, que son los genes.

Dawkins advierte que, no obstante eso, existe otro tipo de replicador ajeno al mundo de la química y sin relación con la biología; en el contexto evolutivo ese replicador ha surgido recientemente en el planeta, se encuentra en su etapa infantil, pero tiene importantes efectos sociales y globales. Ese replicador tiene su ambiente adecuado de desarrollo en la cultura, se transmite a través del lenguaje y el lugar en donde se instala de forma exitosa es en el cerebro de las personas.

Para Dawkins, gracias a ese replicador cultural es como los seres humanos escapan del determinismo biológico impulsado por los genes. Es así como se entiende que existan parejas o matrimonios que no tengan interés en tener hijos o, en algunos casos, tenerlos cuando están en edad supuestamente impropia para procrear e incluso que los humanos se unan con los de su propio sexo sólo por el interés amoroso o el de compartir vida en común. Es decir, el ser humano pone en marcha de manera habitual mecanismos para darle la espalda a los fines de perennidad de los genes.

A ese replicador intangible Dawkins lo bautizó como meme, y se convirtió en una invención exitosa, incluso paradójicamente fue más influyente que sus mismos genes egoístas, que era el elemento central de su mencionado libro. Apuntó que los memes se propalan saltando de un cerebro a otro mediante un proceso mimético. Los memes compiten entre sí por hacerse de un recurso limitado: el tiempo del cerebro.

Los memes invaden las mentes y pueden tener larga o corta vida, e incluso en ciertos casos alcanzar a gran número de habitantes del planeta. Ejemplos de memes pueden ser el uso de las gorras al revés entre los chavos o el saludo entre las personas chocando la palma de las manos y los puños. Los memes se instalan en los cerebros y viajan al exterior de los mismos, difundiéndose a través de cualquier medio o interfaz por donde circule la información y desembocando en prácticas culturales.

Los humanos somos vehículos de los memes y quienes los hacemos posibles. Los memes se tornan en vectores y están representados por ideas, audios, imágenes, videos o textos. Para propagarse, los memes se consolidan en pequeñas comunidades, pero al apoyarse en cualquier medio de comunicación se pueden globalizar.

Los memes se han exponenciado en la actualidad gracias a internet, los dispositivos móviles y las redes sociales. Para Dawkins los memes tienen efectos que van más allá de su propia condición inmaterial, trastocan el mundo en general, es decir tienen efectos fenotípicos. Así, la reproducción de ciertas actitudes a escala global describe prácticas sociológicas que advierten de tendencias culturales. No obstante, este horizonte de análisis de los memes para determinar los hábitos culturales, actualmente está siendo alterado por internet.

Hoy los memes galopan desaforadamente por el ciberespacio, se han vuelto algo efímero y han perdido su dimensión histórica ya que se propagan y se realizan en el tiempo real y su vigencia es el perpetuo presente. El meme se ha vuelto intenso y volátil, deja de ser expresión de algo “profundo”. El meme viaja hoy sobre todo en forma de broma, de chiste volátil dándole la espalda precisamente a lo que había definido Dawkins como su esencia: ser expresión de un valor no efímero.

Periodista y escritor especializado en cibercultura.

@tulios41

Periodista y escritor especializado en cibercultura

 Twitter: @tulios41

Comentarios