La encrucijada de los verdes

Juan José Arreola

Los números que obtuvieron los candidatos verdeecologistas resultan satisfactorios para dicho instituto, a pesar de que cargaron con la derrota.

16 días después de las elecciones del 1 de julio, la dirigencia estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) emitió un comunicado a la prensa en el que, pareciera ser, celebraban el resultado que obtuvieron en los comicios mencionados.

“Quedó confirmado —se lee en el comunicado— que el Partido Verde Ecologista de México ha mantenido su registro tanto a nivel nacional como en Querétaro, resultado del trabajo y propuestas de nuestros candidatos que participaron en la reciente contienda electoral”. (Ello) deja en claro que somos un partido con una base estable, sólida y con mucho aún por crecer con el apoyo de la ciudadanía”.

El historial “verde”. Es cierto que los resultados electorales se analizan desde la perspectiva de sus actores. Los números que obtuvieron los candidatos verdeecologistas resultan satisfactorios para dicho instituto, a pesar de que cargaron con la derrota.

En dicho comunicado, su dirigente estatal, Ricardo Astudillo Suárez, dijo que el Partido Verde “representa una de las fuerzas políticas que se ha mantenido en el ánimo de la gente a nivel nacional y local, no sólo con representación en la Legislatura local, sino en los distintos municipios con regidurías”. Como en Corregidora, donde él fungirá como regidor en el próximo Ayuntamiento.

La celebración del PVEM es porque no perdieron el registro, porque alcanzaron a meter un diputado local y porque su presidente, Ricardo Astudillo, será regidor en el municipio de Corregidora.

Todo esto, a pesar de haber perdido la elección en el municipio de Tequisquiapan, que gobernaron en el trienio 2015-2018 con Raúl Orihuela González como alcalde, y quien, en aquella ocasión, ganó con 11 mil 321 votos. Ahora, el mismo político y de nuevo candidato a la presidencia municipal obtuvo 3 mil 417 votos, contra 8 mil 659 sufragios que logró el ganador, José Antonio Mejía Lira. Es decir, perdió en una proporción de 2.5 a 1 y disminuyó 66 por ciento su caudal electoral.

También recordemos que el PVEM gobernó Ezequiel Montes en el trienio 2009-2012, con Hipólito Martínez como presidente municipal. Ahora, su candidato a esta alcaldía, José Orlando Montes Velázquez, sumó 2 mil 875 votos contra 7 mil 219 de la aspirante ganadora, Elvia Montes, de la coalición encabezada por Morena.

Una de las principales metas que el PVEM se había trazado era lograr gobernar el municipio de Corregidora, con Ricardo Astudillo como presidente municipal; esta visión motivó o influyó para que el partido desplegara gran actividad en este territorio e incluso instalara en él sus oficinas estatales.

Astudillo Suárez —postulado por el PRI y el PVEM—sumó 14 mil 315 votos contra 40 mil 951 del abanderado del PAN-PRD y Movimiento Ciudadano, Roberto Sosa. Perdió con una proporción de 2.6 a 1.

Cierto es que el Partido Verde conserva su registro además de mantener un sitio en el Congreso del Estado, que será ocupado por Jorge Herrera Martínez, lo que, me parece, no es suficiente para “cantar victoria” pues los números indican que el PVEM perdió fortaleza.

El reto. Este instituto se encuentra ante una importante encrucijada que definirá su futuro y que deberá derivar de una evaluación seria y objetiva de sus resultados.

Uno de los temas que considero debe analizar y resolver es su alianza electoral con el PRI que, desde mi punto de vista, ya le resulta negativa pues no permite que los verdes despeguen como una fuerza independiente capaz y, sobre todo, no los deja ser un partido “con mucho aún por crecer con el apoyo de la ciudadanía”.

Esa resolución deberá acompañarla con una acción real de su militancia en la sociedad queretana pues, hasta el momento, no se nota su presencia. Baste decir que han surgido diversidad de grupos ecologistas o pro-ambientalistas en Querétaro y en ninguno hay una referencia real del PVEM, como tampoco el partido tiene o ha tenido una bandera que haya sido adoptada por la sociedad queretana.

Comentarios