La corrupción, ¿cómo avanzar contra ella?

28/09/2016
01:49
-A +A

Increíble pero cierto, algunos políticos en México, simple y sencillamente, pierden piso, se convierten en personas irreconocibles, incapaces de construir un juicio crítico y objetivo sobre sí mismos, empiezan a padecer una distorsión mediante la cual, acomodan tramposamente su concepción de lo ético, de acuerdo a lo que ellos y sus huestes consideran conveniente, justifican su actuación y encuentra razones para justificarlo todo, literalmente todo.

Esta triste realidad es más evidente, entre aquellos que enfrentan problemas con la ley. Producto de una distorsión en su personalidad, muchos políticos acaban volviéndose hasta mitómanos, se mienten a sí mismos, convenciéndose de ello; triste escenario para aquellos que tienen, el privilegio, la distinción, la enorme responsabilidad de servir desde importantes cargos públicos.

Hace algunos días, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI dio un primero paso, importante e histórico, suspendiéndole sus derechos partidistas a un personaje que resulta indefendible, el para desgracia de los veracruzanos, todavía gobernador Javier Duarte de Ochoa; los elementos para sostener esta determinación son tan evidentes y claros como incuestionables, múltiples y variados; existen indicios que lo vinculan a presuntas irregularidades, diversas y graves, que lo han convertido en indiscutible referente acerca del tipo de políticos que no queremos en México.

Quiero reconocer el valor y la determinación de Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI, por haber hecho lo que muchos esperábamos y pocos pensábamos pudiera darse, superar la simple y llana condena discursiva y promover la actuación de las instancias pertinentes para separar de sus filas a aquellos que hubieran quebrantado, aniquilado, defraudado, la confianza que les fue depositada y con ello, estuvieran abonando en el descrédito y la incredulidad sobre todos los priístas.

Somos muchos, muchos más, sin importar nuestra filiación política, los que creemos que en México existe la convicción en la inmensa mayoría, de que las cosas deben hacerse bien, que podemos y debemos poner un freno a la cultura del exceso, del cochupo, del moche, del bisne. Nos resistimos a ver a la corrupción como una irremediable realidad, por lo que hace algunos días, los diputados y fiputadas del PRI y del Panal en la LVIII Legislatura, presentamos la primera propuesta para crear en Querétaro el Sistema Estatal para Combatir y Prevenir la Corrupción; dicho paquete consiste entre otras cosas en la necesidad de promover en nuestra Constitución una verdadera cultura de la legalidad, la creación de la Fiscalía Anticorrupción, del Tribunal de Justicia Administrativa, de un Sistema Estatal que coordine esfuerzos de manera exitosa, establecer penas verdaderamente severas para castigar con la cárcel y previa reparación del daño económico, a aquellos funcionarios públicos y agentes particulares vinculados a actos de corrupción, proponemos crear una base de datos que le permita conocer a cualquier ciudadano, cuál es la evolución patrimonial, el posible conflicto de intereses, de los funcionarios públicos. En fin, este es un esfuerzo genuino para que las cosas cambien en México, para que generemos las instituciones y los incentivos, que nos permitan acabar con el flagelo de la corrupción y lo que ésta representa.

Diputado local.

Líder de la fracción parlamentaria del PRI

Comentarios