Justicia, antes que amnistía

Beatriz Mojica Morga

Para desterrar efectivamente la violencia de nuestro país sería un error impulsar una solución simplista de borrón y cuenta nueva a un problema tan complejo

El 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Desapariciones Forzadas, por lo que la ONU México hizo un llamado a nuestro país para que se aplique la ley, con búsquedas efectivas, la reparación del daño y políticas contra el olvido.

Según Amnistía Internacional en su reporte del 2018, se calcula que hay más de 37 mil personas desaparecidas en México y hasta el día de hoy, el gobierno federal se ha negado a recibir en México al Comité Contra la Desaparición Forzada de Personas de la ONU, que ha solicitado la visita desde 2013. Si a las desapariciones forzadas le agregamos los más de 100 mil asesinatos derivados de la lucha contra la delincuencia organizada y agregamos también los secuestros, extorsiones y desplazamientos de personas por violencia, tenemos un panorama desolador de impunidad y nulo acceso a la justicia.

Las recomendaciones de la ONU al respecto son muy claras, es fundamental reconocer el problema y trabajar en los mecanismos de acceso a la justicia y abrirse al escrutinio internacional, por lo que está en duda si la amnistía anunciada por el nuevo gobierno será suficiente para atender una problemática tan compleja.

La idea de ver a nuestro país en un clima de paz y armonía se ha vuelto un camino sinuoso.

Los Foros de Pacificación que organiza el futuro gobierno avanzan en medio de vicisitudes y generan dudas. El planteamiento del perdón-amnistía no encuentra tierra firme, y amenaza con naufragar.

Para desterrar efectivamente la violencia de nuestro país sería un error impulsar una solución simplista de borrón y cuenta nueva a un problema tan complejo, si antes no hay mecanismos de justicia efectiva.

Pretender también que la amnistía sea sólo desde el enfoque de quien comete el delito sería un agravio a la sociedad. Se debe garantizar el derecho que tienen las víctimas a la justicia y resarcimiento del daño.

La amnistía en su forma y planteamiento actual no dejan en claro, aún, a quién va dirigida en primer lugar. La amnistía no puede ser una propuesta arbitraria, tiene que construirse desde un punto de vista objetivo respetando el dolor de las víctimas y buscando mantener el Estado de Derecho. Por lo pronto no es un buen mensaje el anuncio de que el Ejército seguirá en las calles con la misma estrategia de seguridad.

Comentarios