¡Jubilaciones indignantes en el municipio de Querétaro!

Alicia Colchado Ariza

El pasado 20 de julio el ex secretario de Administración del municipio de Querétaro, Jaime Díaz Becerril, aseguró que para el gobierno municipal que próximamente entraría en funciones, el tema de las jubilaciones y pensiones sería un foco rojo, ya que al inicio de la administración en la que él participó se contaban con 360 jubilados y pensionados, hasta llegar a 600 en 2015, compromiso económico que significa la erogación de 48 millones de pesos anuales para el ayuntamiento. Asimismo el 3 de agosto Díaz Becerril, a menos de 2 meses de terminar su gestión, declaró que en el proceso de entrega-recepción de la administración municipal, el asunto de las jubilaciones y pensiones sería un tema que resaltaría, ya que había que considerar que en los próximos años se incrementaría el número de trabajadores que solicitarán su derecho a jubilación, lo que conllevaba un riesgo para sostener el presupuesto municipal destinado para este rubro, indicando que seguramente se implementarían medidas para mitigar ese riesgo, señalando enfáticamente que los trabajadores deben cumplir requisitos como la edad y su antigüedad de trabajo en el municipio de Querétaro para aspirar a ese derecho.

Será que el señor Díaz Becerril se refería al licenciado Manuel Antonio Santana García, en ese momento delegado de Santa Rosa Jáuregui, a quien se le otorgó una pensión vitalicia de 57 mil 852 pesos al mes, delegación que de acuerdo con el Índice y Grado de Marginación 2010, del Consejo Estatal de Población (Coespo), cuenta con 34 comunidades consideradas como de “alta marginación”, o será que se refería a las pensiones que se aprobarían en sesión ordinaria de Cabildo del municipio de Querétaro del 28 de julio al director de Regularización Territorial, Luis Ernesto Parra Rodríguez, por un monto de 60 mil 720 pesos mensuales más los incrementos correspondientes por acuerdos contractuales.

Asimismo, se otorgó el derecho laboral de pensión por vejez al delegado de Epigmenio González, Ricardo Ortega Pacheco, por concepto de 46 mil 261 pesos mensuales; esto correspondió a 60% de su sueldo. Igualmente, por pensión por vejez, la directora de Asuntos Legislativos de la Secretaría del Ayuntamiento recibirá el equivalente a 100% del sueldo percibido en ese momento por un total de 49 mil 65 pesos al mes.

Y el peor de los casos, el de quien fuera el asesor de la Secretaría Particular, el señor Juan Marcos Granados Torres, jubilado del municipio con 95 mil 847 pesos mensuales, pero eso no es todo: el señor Granados Torres ahora presta sus servicios en el gobierno del estado, es decir, los ciudadanos de Querétaro estaremos pagando la jugosa pensión asignada y además su remuneración mensual como secretario de Seguridad Ciudadana.

La erogación del presupuesto municipal para cubrir estas jubilaciones asciende a 309 mil 745 pesos mensuales, es decir, 3 millones 716 mil 940 pesos anuales.

A diferencia de este abuso, en el mismo periodo se autorizaron varias jubilaciones o pensiones a trabajadores del municipio, a ninguno de ellos se les otorgó el 100% de su sueldo y el monto de sus pensiones osciló entre los 2 mil 500 y 5 mil 500 pesos mensuales, con estas arbitrariedades se cumple la frase de “pueblo pobre con gobierno rico”.

Con lo hasta aquí planteado, no queda duda de que los puestos de decisión son utilizados para beneficios personales y de grupo. Abuso descarado en contra de los habitantes del municipio, lo que debe movernos a la acción para detener esos vergonzosos actos.

¡Siguen faltando 43!

 

Presidenta de Desarrollo Comunitario para la Transformación Social.

@AliciaColchadoA

Comentarios