15 / junio / 2021 | 08:55 hrs.

Inversión Extranjera Directa

Oscar Peralta Casares

Estimado amigos, he leído una nota de esta misma casa editorial donde se menciona que nuestro país descendió 3 posiciones en el ranking de confianza de Inversión Extranjera Directa, saliendo así del Top 10 en el que estaba colocado el año anterior para pasar a la posición número 12; esto desde luego es una noticia a la que debemos de poner atención pues el principal reto para mejorar nuestra calificación en este índice es incrementando nuestra productividad y competitividad; factores de los cuales ya hemos hablando con anterioridad.

La Inversión Extranjera Directa (IED) es aquella inversión que tiene como propósito crear un interés duradero y con fines económicos o empresariales de largo plazo por parte de un inversionista extranjero en el país receptor. Como lo hemos dicho antes, es un importante catalizador para el desarrollo, ya que tiene el potencial de generar empleo, incrementar el ahorro y la captación de divisas, estimular la competencia, incentivar la transferencia de nuevas tecnologías e impulsar las exportaciones. Todo ello incidiendo positivamente en el ambiente productivo y competitivo de un país.

En los últimos 15 nuestro país se ha consolidado como un importante polo de atracción para la IED; esto se explica debido a su estabilidad macroeconómica de los últimos años, a los más de 10 tratados de libre comercio con los que los productos mexicanos tienen acceso preferencial a más de mil 200 millones de consumidores en 45 países; así como a una política monetaria autónoma, un tipo de cambio flexible, finanzas públicas sanas y un sistema financiero económico robusto.

Estimados amigos, colocarnos tres lugares por debajo del año anterior en el índice de confianza de inversión es algo que debemos de tomar como un reto importante, yo escucho muchas voces a cerca de los pocos o nulos resultados de las reformas que se aprobaron el año pasado, más allá de eso, a mi me gustaría reflexionar en que gracias a parte de esas reformas es por lo que nuestro país no descendió más posiciones en este ranking mundial; las reformas, especialmente la energética, es la que permite que nuestro país se sitúe como el más atractivo para la IED en el sector primario, esas reformas además son las que han permitido que la IED siga creciendo y sea mayor que en años anteriores en el primer trimestre de 2014.

En donde nos tenemos que enfocar, como lo dijimos anteriormente, es en mejorar la competitividad y la productividad, y esto solamente va a ser posible si mejoramos los índices de educación y capacitación en nuestras empresas, si dedicamos más recursos a la investigación y desarrollo de nuevos productos y procesos, si seguimos mejorando el grado de desarrollo tecnológico y la capacidad instalada, si mejoramos el acceso al crédito.

¡UBÍCATE! El crecimiento de la productividad es el indicador individual más importante sobre la salud de las economías pues impacta en los ingresos reales, la competitividad, la inflación, las tasas de interés, las ganancias de las empresas y los precios de las acciones en la bolsa. Una baja productividad, por lo tanto, hace imposible que resolvamos nuestros problemas más apremiantes, como la pobreza o la inseguridad.

*Vicepresidente de GMI.

Comentarios