Infraestructura vial en la ZMQ

20/09/2019
06:52
-A +A

La actual ZMQ es el resultado de un proceso de urbanización que ha tenido aciertos en la realización de infraestructura pero también limitaciones en la visión de futuro y en la justa continuidad que debieran conseguir los planes de desarrollo inteligentemente preparados en las diversas administraciones estatales y municipales.

Las exigencias de un desarrollo acelerado de nuestra urbe también han dado lugar a equivocaciones, nuestra ZMQ no cuenta con la infraestructura urbana suficiente para los requerimientos actuales, se observa rezagada y no parece establecerse una perspectiva que garantice que nuestro crecimiento suceda sin deterioro de nuestra calidad de vida.

El desafío que tiene la ZMQ es colosal, con una alta tasa de crecimiento poblacional del 7% anual en los últimos años, alentada por los atributos de nuestra metrópoli, así como por la migración proveniente de gran parte del país y particularmente de la CDMX.

Una de las principales debilidades se asocia con la infraestructura vial, tanto en la metrópoli como en el nivel regional; nuestra movilidad resulta deficiente y se relaciona significativamente con las insuficientes y defectuosas vialidades de que se dispone en la ZMQ, además de un transporte público colectivo que si bien ha mejorado, todavía no alcanza a satisfacer los requerimientos de la población.

Entre las principales tendencias del mundo, se tienen los programas de movilidad, los cuales pretenden mejorar la calidad de vida de las personas. Es justo reconocer que sí se han implementado programas de movilidad en la ZMQ, con resultados que no han sido del todo satisfactorios.

El modelo de transporte urbano que se requiere debe cumplir con varios objetivos relacionados con la movilidad, eficiencia, seguridad en los traslados, infraestructura vial de calidad, integración social de la población, cuidado del medio ambiente y en consecuencia de la salud de los habitantes, así como productividad y ahorro de energía.

La infraestructura vial disponible presenta escasa capacidad para conducir la fuerte demanda vehicular, dificultad para aumentar el número de carriles en los principales circuitos viales que año con año se ven exigidos por el creciente número de desarrollos habitacionales y comerciales, así como por el aumento de moradores en los fraccionamientos preexistentes.

La urbe presenta deficiencias en señalética, muchas calles y avenidas carecen de su nombre en las esquinas correspondientes, no se dispone de reglamento alguno para los reductores de velocidad (topes). En algunos cruces de vialidades de nuestra ciudad capital se han instalado semáforos peatonales que entran en conflicto con la luz verde para los automóviles (por ejemplo en la avenida Constituyentes esquina con Luis Pasteur), es decir, los automóviles circulando con luz verde se encuentran con los peatones que tienen semáforo con la luz blanca que les da el paso; evidentemente, los automovilistas en general brindan la preferencia al peatón en esta circunstancia.

El Plan Estratégico de Movilidad 2026 presentado en diciembre de 2016 por el municipio de Querétaro parece ser insuficiente, las metas pretendidas y las estrategias señaladas no alcanzan a cubrir del todo la complejidad de la problemática y se observa la dificultad para alcanzar los propósitos. Las ciclovías no han estado aportando cambios significativos en beneficio de la movilidad; asimismo, se siguen emplazando desarrollos inmobiliarios que dificultan el alcance de los propósitos, edificaciones que si bien tienden a densificar la población, la actividad comercial y diversos servicios, a la vez llevan a exacerbar la capacidad de las vialidades de las que se sirven o se servirán (las que todavía están en construcción), en deterioro de la movilidad, el medio ambiente y la calidad de vida.

 

 

Ex rector de la UAQ

 

 

Comentarios