Influenciar positivamente

Eli Martínez

¿Te gustaría poder lograr tus metas personales y profesionales con mayor facilidad? ¿Sabes que la mejor influencia es la que no se siente? ¿Cómo podemos serlo de manera fluida y natural?

Una petición puede ser aceptada o rechazada dependiendo de cómo se fomurle, entender qué es lo que mueve a las personas, es una ventaja incalculable frente a los demás.

A continuación te presento los 6 principios del Dr. Robert Cialdini que necesitamos para ejercer una “influencia instantánea”:

  1. Reciprocidad: Todos los seres humanos tenemos un deseo de ser recíprocos. Es decir, cuando alguien nos hace un favor, queremos corresponderle. Esto ocurre en todas las culturas humanas. El equilibrio entre el dar y el tomar. Ej: Cuando te dan una muestra de comida en un supermercado, te sientes muchas veces comprometido a comprar el producto. O, cuando te invitan a comer, después te dan ganas de corresponder.  Según algunos antropólogos, se trata de un mecanismo único de adaptabilidad humana que hace posible la división del trabajo, el intercambio de distintos tipos de bienes y servicios, así como, la creación de una red de interdependencias que convierte a los individuos en unidades altamente eficientes.

También está el poder de la compensación, esto es, cuando decimos “no” una vez, después nos cuesta trabajo decir “no” dos veces. Por ejemplo, cuando un niño te pide que le compres un juguete y le dices que “no”, después te pide una paleta y se la compras…

  1. Coherencia: Es una necesidad del ser humano y es algo muy apreciado socialmente. La persona cuyas creencias, palabras y obras no se corresponden con sus acciones es vista como indecisa, confundida, hipócrita e, incluso, mentalmente inestable. Según la psicología social, lo que activa en nosotros la coherencia es el compromiso. Si conseguimos que alguien se comprometa con algo, ya hemos creado las condiciones para que siga su tendencia natural y trate de ser coherente de una manera automática e irreflexiva.
  1. Prueba social: El principio de la conformidad social afirma que “descubrimos lo correcto enterándonos de la opinión de los demás sobre lo correcto”. La tendencia a considerar una acción como la más apropiada si los demás también la realizan está muy arraigada en el ser humano. Somos seres gregarios que nos gusta imitar el comportamiento de otros. Recordar que las creencias son contagiosas porque las emociones son contagiosas. Por ejemplo: Cuando entras a un restaurant porque está lleno, o cuando compras un libro porque otros lo compran.
  1. Simpatía: Convencen mucho más fácilmente las personas que son más simpáticas que las que no lo son. Dentro de este principio, se encuentran varios factores, como son, atractivo físico (entre más [email protected] nos guste o no, hay más posibilidades, la imagen en sumamente importante), similitud (Nos gustan las personas que nos resultan parecidas a nosotros, tanto en lo que respecta a las opiniones, los rasgos de la personalidad, el origen o el estilo de vida. En consecuencia, todos aquellos interesados en obtener de nosotros una respuesta favorable tratan de parecer similares a nosotros.que te sea familiar o conocido, buscar puntos en común con la otra persona), cumplidos (a todos nos gusta que nos hagan cumplidos, pero cuidar que sean genuinos) y por último, asociación (ante algo que le guste al otro, proponerle cuestiones asociadas, por ejemplo, cuando un personaje está de moda, se hacen una serie de productos con este personaje).
  1. Autoridad: Cuando una persona en su actividad, tiene títulos, premios o reconocimientos de algún tipo, eso ayuda a conseguir el “si”, ya que seremos vistos como expertos, creíbles, apetecibles comercialmente.
  1. Escacez: Cuando hay poco de un producto, la gente quiere más. Somos competidores, no nos gusta perder oportunidades. Si hay escacez de tiempo u oportunidades, eso favorece que alcancemos el objetivo más fácilmente. La exclusividad convence.

Te invito a desarrollar todo tu poder de influencia positiva en donde quiera que estés. Verás que es más fácil de lo que crees.

Comentarios