14 / junio / 2021 | 17:26 hrs.

Indicadores clave de desempeño.

Oscar Peralta Casares

Lo que no se mide no se controla y lo que no se controla no se mejora….

Estimados amigos, permítanme hacer una analogía con ustedes utilizando una de mis pasiones: el automovilismo.

Imaginemos dos automóviles que tienen exactamente las mismas características mecánicas, imaginemos que uno de estos automóviles no cuenta con controles, no conocemos la velocidad a la que vamos, no sabemos cuánta gasolina nos queda, no conocemos la temperatura del motor, la calibración de las llantas o las revoluciones por minuto a las que trabaja el auto; ahora imagine el mismo automóvil pero con todos sus indicadores perfectamente calibrados, dándonos permanente información de lo que está sucediendo con el auto. Si pusiéramos a competir a ambos automóviles, ¿cuál creen ustedes que ganaría la carrera?, es cierto, la habilidad del piloto tiene mucho que ver, entonces les cambio la pregunta, ¿cuál de los dos autos preferirían ustedes conducir?

En la empresa sucede lo mismo, yo soy un fanático de la medición y soy un fanático de establecer en mis empresas un indicador de desempeño de la organización; estos indicadores se reducen a un número, un número que se compara con una meta previamente establecida (estas tienen que ser retadoras y alcanzables) y que nos arroja una fría calificación con respecto a si estamos manejando a la organización de manera adecuada o tenemos que mejorar alguno de los indicadores de desempeño que son claves para la organización.

Estos indicadores no se refieren específicamente a temas financieros o de producción, por supuesto que estos son muy importantes, pero realmente tenemos que darnos cuenta que en nuestras organizaciones absolutamente todo es medible; desde el punto de vista de Recursos Humanos se mide la rotación de personal, el ausentismo, el clima organizacional o las necesidades de capacitación; desde el punto de vista del cliente, se mide la satisfacción, las reclamaciones, las devoluciones, las visitas o flujo de personas a nuestro establecimiento o el incremento o disminución de las ventas; desde el punto de vista financiero, se miden las contribuciones de cada uno de nuestros productos o servicios, el resultado de los ejercicios periódicos, los pasivos y activos; desde el punto de vista de producción se miden las eficiencias, los cambios de orden, el costo de producción, el costo de logística; desde el punto de vista del mercado, se mide la participación, las tendencias de compra, los precios de referencia, la competencia.

Tener una tabla de Indicadores Clave de Desempeño (cada organización determinará qué es lo que más le interesa medir) es sin lugar a dudas una de las mejores ayudas que cualquier organización puede tener para poder definir la Visión y Estrategia de la Compañía.

Será muy importante desde luego la calidad de datos con la que alimentaremos nuestros indicadores; datos de calidad son sinónimo de información de calidad que nos permitirá tomar las decisiones adecuadas para asegurar la sustentabilidad de nuestra organización y priorizar en las acciones que nos permitirán mejorar el desempeño global de nuestra organización.

¡UBÍCATE! El cheque promedio de cada comensal, el día en que más gente entra a la boutique, la época del año en que más se venden los automóviles, el color preferido de los bolsos, la hora en que hay mayor flujo de gente en la farmacia, el destino favorito de los turistas…. Y la lista continúa, todo se puede medir y todo nos da información importante para nuestra empresa.

Comentarios