‘Inamovibles’

Ana Patricia Fernández

Tal pareciera que si en algún momento alguna persona allegada al futbol nos preguntara cuál es nuestro pronóstico de final o cuáles equipos serán quienes disputen el campeonato mexicano, debemos contestar América junto algún otro equipo que brille por seis meses y luego se apague.

Tal como le pasó al León en las dos campañas pasadas.

Y es que, además de que los azulcremas estarán disputando el doceavo trofeo y ya comienzan a hacer un lugarcito para este en sus ya bastante pobladas vitrinas, el actual equipo del ‘Turco’ Mohamed es un verdadero amo y señor del torneo azteca.

Un avasallador, un rompe redes, una muralla defensiva y un cúmulo de estrellas que se forman en otros equipos y que las águilas, con el tremendo poder adquisitivo que tienen, simplemente ‘jalan’ con algunos ceritos y múltiples promesas de fama y riqueza.

Y es que, a estas alturas, el América simplemente no se desgasta en buscar talentos por todo el mundo; permite que los demás le simplifiquen el trabajo, y una vez que el jugador ha descollado, es amplio candidato a portar la casaca amarilla.

El América se ha convertido en un amplio protagonista y tiene la mágica capacidad de ser  un héroe, pero también en un villano, de reunir masas, de recibir halagos, pero también insultos.

Y siendo francos…sin engañar a nadie, este próximo domingo, americanistas y anti americanistas estarán unidos frente al televisor, o incluso en el estadio, con el objetivo de ver triunfar y fracasar respectivamente al mejor equipo del torneo –aunque a muchos nos duela; pero no nos preocupemos, pues siempre habrá alguien que sufra más, y en este caso es precisamente Mohamed, quien gane o pierda ya está fuera del banquillo y es Matosas quien lo sustituirá-

SIETE KILOS DE GLORIA

Ahora sí, llegó el principio del fin. Después de 17 jornadas y una verdaderamente insípida liguilla, son dos los equipos que disputarán el tan preciado y, a estas alturas deseado, trofeo de la Liga Mx.

Pocas veces en la historia podemos encontrarnos con que la gloria puede ser perfectamente medible y pesable…pues, sorpréndanse, pero aquí se puede hacer.

Siete hermosos kilos de plata pura envuelven la gloria que tanto Tigres como América buscan desde ayer. Una base de obsidiana es el sostén de los cuarenta centímetros de verdadera alegría, esfuerzo, entrega y pasión que se encuentran ahí representados.

Fabricada por artesanos mexicanos, sin el más mínimo dote de sencillez, pues ahí se engloban seis largos meses de triunfos, derrotas, alegrías, pero también tristezas.

Estamos a solo unos días de conocer al nuevo campeón, en una inédita final, pues ambos equipos jamás se habían enfrentado en esta instancia.

¿Quién levantará la gloria materializada en plata?

Comentarios