Identidad de las mujeres

Valeria Guerrero

Es indispensable fomentar nuevos modelos de femineidades y masculinidades que compartan roles y rompan estereotipos de género.

Regina es esposa de o Regina es la hija de. No son solo formas habituales para asignarles identidad o reconocimiento a las mujeres, sino es la manera como en México y en otros países de Latinoamérica se les clasifica y nombra a las mujeres.

La identidad de género, para hombres y mujeres, en un sistema social y sexista, que promueve la dominación del hombre y la sumisión de la mujer, genera consecuencias para el desarrollo de las personas, pero indudablemente es mucho más simbólico para las mujeres, porque les coloca en una posición de vulnerabilidad. Algunas de estas consecuencias son las siguientes:

Las mujeres que establecen su identidad y construcción social bajo estos dos parámetros (reconocida por ser la madre o hija de alguien), llevan consigo una educación basada en la culpa y en la obligación inherente del cuidado de otros. Y quienes se atreven a no procrear para hacerse cargo de sus vidas públicas, son severamente señaladas y cuestionadas por el resto o por el contrario también sufren discriminación y presión de los distintos modelos de mujeres contemporáneas.

A su vez se ven limitadas en lograr un pleno desarrollo personal y por tanto la imposibilidad de construir mujeres en equifonía, es decir, que logren su autonomía; esta es esencial para que puedan tomar libremente sus decisiones.

La Dra. Marcela Lagarde cita que la construcción de la identidad de género femenina se caracteriza por interiorizar que el sentido de la vida de una mujer es “el ser para los otros”; es decir, una mujer construye su ser a través de completarse con los otros, lo que implica la necesidad vital de los demás, y lo que es más importante, impide la construcción de la autonomía personal.

Para alcanzar la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres es indispensable fomentar e impulsar nuevos modelos de femineidades y masculinidades que compartan roles y rompan estereotipos de género.

Comentarios