Ideas Millonarias

Oscar Peralta Casares

Estimados amigos, tengo la fortuna de participar de manera activa y permanente con varias universidades y centros de educación; definitivamente una de las actividades que más disfruto es el contacto con los jóvenes y el intercambio de ideas, de inquietudes, de preocupaciones y de perspectivas cuando se trata de su futuro y del futuro de nuestro país, sin embargo, me he dado cuenta de que en ocasiones, para la mayoría de los jóvenes, el emprendedurísmo se trata únicamente de generar riqueza, de desarrollar “ideas millonarias”, y de seguir los pasos de alguien más, en vez de generar sus propias ideas creativas y modelos de negocio únicos y con diferenciadores claros.

Sobre esto, me gustaría junto con ustedes, hacer la siguiente reflexión; en primer lugar, es importante insistir en que no existe una fórmula mágica para crear una idea que de la noche a la mañana sea exitosa y nos asegure libertad financiera inmediata, al contrario, en la mayoría de los casos, todas las empresas exitosas, comenzaron con un proceso creativo, una IDEA de un producto o servicio necesario y con potencial de aceptación y crecimiento; comenzaron también con una investigación, en la mayoría de los casos empírica, sobre la localización del negocio, los clientes potenciales, el análisis de la competencia, las fuentes de abastecimiento, las opciones de financiación, los métodos de promoción y distribución, el equipo necesario de trabajo, el análisis de costos y en general todos los pequeños detalles que componen un plan estratégico de negocios; además todos estos negocios comenzaron con mucho trabajo, me llama la atención la asociación que hacen muchos emprendedores, jóvenes y no tan jóvenes, cuando aseguran que quieren iniciar su propio negocio para tener más tiempo disponible; a todos ellos les tengo una noticia, la mayoría de las personas que son dueños de sus propios negocios, cuando estos son más exitosos, son los que llegan más temprano a la oficina, los que se van más tarde y los que más trabajan.

Sin embargo, lo mejor de todo esto es que no hay, en términos profesionales, una satisfacción más grande, que el ver cristalizado en resultados positivos, el sueño de una empresa propia, la generación de empleos, el ser parte del desarrollo económico local, el bienestar del equipo de trabajo y desde luego el personal.

Estimados amigos, las ideas millonarias, no son las que nos dan a ganar más dinero; categóricamente les digo que no lo son; las ideas millonarias son las que nos vuelven apasionados de lo que somos y de lo que hacemos, las que nos dan la oportunidad de hacer lo que más nos gusta hacer, las que nos permiten generar buenos empleos y bien remunerados, encontrar y desarrollar talento, crear economías de escala, las que a través de nuestra actuación, crean una reputación empresarial intachable, las ideas millonarias son las que cooperan en el desarrollo económico de nuestro país, las que a través de la responsabilidad institucional, se convierten en una buena noticia para la sociedad; esas son las ideas millonarias y todos nosotros, tenemos la oportunidad de participar de alguna de estas ideas, ya sea como emprendedores cultivando y desarrollándolas o como colaboradores, trabajando con pasión en lo que hacemos, agregándole valor a nuestro puesto, sintiéndonos orgullosos de lo que hacemos; esas son las ideas millonarias que debemos multiplicar.

¡Ubícate! Trabaja más que los demás, haz más cosas de las que te pagan por hacer y no gastes todo lo el dinero que ganas… algunas de las claves del éxito personal y profesional.

Comentarios