Humanizar el humanismo | Querétaro

Humanizar el humanismo

José Rubinstein

El discurso oficial desde Palacio Nacional proclama el orgullo de estar viviendo momentos estelares de nuestra historia, resaltando la revolución de las conciencias, el “fuera máscaras”, en los que el pueblo ya despertó, habla, elige y decide, a pesar del rancio pensamiento conservador, cuya verdadera doctrina es la hipocresía, creyendo que no vale igual el voto de un campesino que el del potentado.

Ahora, con motivo de su Cuarto Informe de Gobierno —su enésimo— el presidente López Obrador reveló la decisión de bautizar la actual forma de gobierno como Humanismo Mexicano… Parece un tanto pretencioso recargarse en el término “humanista” para insertar al presente gobierno, el humanismo refleja un comportamiento de exaltación al género humano, considerando trascendentes al arte, a la cultura, al deporte, incorporando los distintos valores humanos universales, buscando la transformación del pensamiento crítico y propositivo. Humanista es quién fomenta el desarrollo del ser humano siguiendo la huella de grandes pensadores. ¿Es humanista el gobierno que denuesta y señala como adversarios a quienes piensan distinto?

El reporte “Diagnóstico de México: obscuras perspectivas”, publicado por la organización ciudadana Signos Vitales, considera que el gobierno de AMLO enfrenta 7 serios problemas —les llama cánceres— que amenazan la continuidad del régimen democrático y afectan el adecuado funcionamiento de la economía y del desarrollo social. El primer cáncer es la falta de estado de derecho, quebrantado por el mismo Presidente y algunos funcionarios. El segundo cáncer es el debilitamiento de contrapesos democráticos, evidenciado por el desmantelamiento de organismos autónomos con significativas reducciones de presupuesto. El tercer cáncer es la militarización, con la transferencia de la Guardia Nacional a la Sedena y la creciente participación de soldados y marinos en múltiples tareas. El cuarto cáncer es la crisis en las finanzas públicas, agravado con la inyección de recursos a Pemex y a la CFE para paliar sus pérdidas. El quinto es el deterioro de la salud y la educación, por la mala gestión durante el Covid-19 y el fallido intento de sustituir el Seguro Popular. El sexto es la presión sobre el sector energético ocasionado por la disminución de la producción petrolera y el bloqueo a la inversión privada. El séptimo es el descuido y desatención al medio ambiente, a los recursos naturales y al cambio climático. Resulta incongruente referirse al Humanismo Mexicano, lo procedente es humanizar el humanismo, afrontando la realidad sin desviarse riñendo con adversarios ficticios.

Analista político

Comentarios