Hotel Fiesta Americana

Luis de la Macorra

Confirmo que este restaurante es un buen lugar para desayunar y lo mismo deben saber algunos de los políticos de Querétaro, ya que había varias mesas con importantes personajes de la política local

Hoy mi amigo Juan Manuel y yo fuimos a desayunar al Hotel Fiesta Americana, que está ubicado sobre la avenida Bernardo Quintana. Estuvo excelente. Desde la llegada, una persona nos recibió amablemente y nos indicó que podíamos estacionarnos abajo y que nos sellarían un boleto. 

Entramos al hotel y la zona de en medio, con sus macetones gigantes y unos cipreses enormes en la parte de atrás, es impresionante; me gustó ese lugar.

Pasamos al restaurante y nos recibió una  señorita, quien nos dirigió a una mesa en donde el ambiente  está un poco más calientito. Eran como las diez de la mañana y el mesero nos comentó: “¡Qué bueno que llegaron a esta hora porque a las siete de la mañana,  el restaurante estaba lleno”.

Nos sirvieron un buen café y Juan pidió unos huevos benedictinos, yo mi acostumbrado buffet. Aproveché un momento de tranquilidad para platicarle a Juan que hace 18 años, cuando se inauguró el hotel, yo tenía un negocio de plantas para jardín y me mandaron llamar para instalar las plantas. Naturalmente las que yo puse ya no están, pues el tiempo acaba con todo, sólo recuerdo un seto de arrayanes, pues estos duran muchos años.  

Ya con hambre, me levanté para servirme un buen plato de fruta rebanada  y un vaso de jugo de toronja, observé que el buffet tiene una excelente variedad de platillos que en otros lugares no había  visto; jamón serrano, rebanadas de salmón ahumado, queso  cheddar, dos salsas súper picosas, de chile habanero o de árbol, ocho ingredientes para hacer huevos revueltos, chilaquiles verdes o rojos  y otros buenos platillos.

Regresé a la mesa para saborear  mi desayuno y llegó el mesero a comentarme: “Dentro de cinco minutos les voy a traer una concha de chocolate, recién salida del horno, con un jarrito de barro con chocolate caliente que está rete bueno”, y sí lo estaba. Son estos detalles los que hacen un buen día.

Confirmo que este restaurante es un buen lugar para desayunar y lo mismo deben saber algunos de los políticos de Querétaro, ya que había varias mesas con importantes personajes de la política local, mismos que seguro estaban planeando sus próximas actividades en este año electoral.

Lo único que ya no me gustó tanto, fue el precio. El bufete costó 325 pesos, más el IVA, más la propina, ¡nada barato!

DATOS

Así lo calificamos

Al evaluarlo, resultó ser 
el mejor hasta la fecha. 

  • Recibimiento, por parte del empleado de la puerta como de la señorita del restaurante, 10.

  • A las instalaciones no les falta nada, 10.

  • La comida estuvo superior, 10.

  • Al ambiente le falta música suavecita de fondo, 9.

  • En el servicio no solamente te sirven bien lo de costumbre, sino que ponen un extra de su parte, 10.

  • Quizá el precio es un poco alto, pero lo bueno se paga caro, 9.

  • En resumen, una excelente calificación: 9.67.

Comentarios