Hechos a puntilla

Hablar de la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros es una historia breve, pero no por ello poco interesante y digna de saberse. Es la historia sindical de la agrupación de subalternos, la más seria, la más respetable y la que mejor ha sabido defender los derechos de Picadores, Banderilleros y Puntilleros, gracias a los cimientos que tuvo hace muchos años, los cuales fueron puestos por relevantes subalternos a quienes les deben cuanto hoy disfruta la generación de toreros de las especialidades mencionadas.

Román "El Chato" Guzmán se refiere a la formación de su hoy respetada Unión de Picadores y Banderilleros en un escrito dirigido a quien fuera por años y años el eje de la fiesta de toros en México, el Dr. Alfonso Gaona, cuando este fungía como empresario de la plaza capitalina la carta decía:
Querido amigo Alfonso: Siendo miembro activo del Montepío de Toreros en las pocas veces cuando asistí a las juntas, con tristeza comprobé las diferencias que había entre matadores y novilleros con los subalternos, pues nunca se vio que los tomaran en cuenta en las discusiones, ya que no valíamos nada ante ellos aparentemente. Desde entonces me di cuenta perfectamente que los intereses de los matadores y los banderilleros eran enteramente diferentes. Mi idea fue de inmediato fundar, a como diera lugar, una Agrupación, Sindicato o Unión exclusivamente para picadores y banderilleros.

 Recuerdo que las primeras juntas que tuvimos algunos subalternos para exponer la idea de unificarnos, tuvieron lugar en el salón del Club "Alberto Balderas" y poco después, cuando hubo mayores adeptos para buscar la manera de formar la unión, "Barana" consiguió el local donde hacían sus reuniones los beisbolistas, el cual estaba en las calles de Isabel La católica 2, altos y recuerdo el deseo tan grande que tenía de llegar a tener nuestra propia casa.
Pero mientras tanto, ahí tuvimos juntas más formales a las que asistían picadores y banderilleros que comenzaron a tener fe en lo que perseguíamos y nos acompañaban en las discusiones los periodistas taurinos don Enrique Arzamendi y don José Jiménez Latapí, "Don Dificultades", el matador Alberto Balderas y un señor que se decía licenciado y cuyo nombre no recuerdo, quien nos animaba mucho y nos daba consejos legales para llegar a alcanzar el éxito en cuanto pugnábamos por hacer, asegurándonos que llegaríamos a lograr nuestros propósitos.
Recuerdo como si fuera ahora que "Don Dificultades" decía: Cuando hagan ustedes la unión de subalternos, ya verán que los matadores no tendrán otro remedio que estar junto con ustedes y de paso los novilleros".

Y como no íbamos a tener ganas de hacer una unión, si nos pasaban cosas terribles, como una vez que fuimos a torear a Huetamo, Michoacán, Edmundo Zepeda y yo. Tres corridas trabajamos y cuando en la última le cobramos al matador los 40 pesos convenidos por tres actuaciones, se puso muy valiente y nos dijo: "No les voy a pagar porque no me da la gana y lárguense".

El 2 de noviembre de 1932, día de muertos "Matamos" la esclavitud. En la extensa carta de Román Guzmán enviada al ex empresario Gaona encontramos un párrafo donde afirma: Fue en Morelia donde definitivamente empezamos la lucha para formar nuestra unión. El día aquel fue el 2 de noviembre de 1932, "Día de Muertos" en que simbólicamente "matamos" la esclavitud que padecíamos los subalternos. Es una historia de horas que vale la pena contarla, porque estando ya a punto de fundar el sindicato, padecimos todavía una vejación y arbitrariedad más, "Barana" y un servidor". Pero antes de referirnos a la historia de esas 24 horas del 2 de noviembre de 1932, el gran banderillero refiere esto: Nuestras pláticas con "Barana" no habían dejado de celebrarse y siempre que teníamos días sin torear, nos juntábamos para planear y afinar esos planes. En ese lapso entre los días que precedieron al 2 de noviembre de 1932, tuvimos dos experiencias más sobre arbitrariedades y penas a causa de un compañero herido y de un abuso de un matador.

Un taurino y amigo de la fiesta y de los toreros, en momento de honrar la memoria y exaltar los méritos de esos toreros que dieron vida a una agrupación sindical que hoy día es madurez y es realidad, ha querido que se sepa la historia de la agrupación y ha recurrido a quienes intervinieron en la formación de la entidad y que han podido contar esa historia, que es hoy día bienestar y la garantía de intereses de quienes a caballo y a pie son parte integrante y factor decisivo para el éxito de la fiesta de toros en México.

La Unión fue fundada el 17 de julio de 1933 y entre sus iniciadores estuvieron Román "Chato" Guzmán, Carlos G. Encinas, Eutiquio Torres, José Leal, Genaro Martínez, Daniel Sandoval, Francisco Fuentes, Alfredo Aguilar, Alfonso Barrientos, Francisco Balderas, Juan Redondo, Manuel Molina, Pedro Ortega, "Pedrote", Agustín Muñoz, Juan Miranda, Manuel Vilchis, Félix Romero, Vicente Gómez Blanco, Francisco Lora, Jorge Limón, Eusebio Ortega "Villalta", Alfredo Freg, Alberto González Rolleri, Ricardo Areu, Crescencio Torres, Manuel González, Severino Royg, Francisco Olvera, Luís Muñiz, Francisco Ríos, Andrés Casillas, Lázaro Zavala, Alfredo Contreras, C. Vázquez, Abraham Juárez, Saturnino Bolio, "Barana", H. Azuela, Miguel Martínez, Felipe Mota, Pablo Muñoz, Manuel Sánchez, Ignacio Carmona, Fausto Sánchez, Humberto Bolio, Antonio Casillas, Anrtuno Frontana, Nicolás Echeverría, Manuel Domínguez, Manuel García, Gumersindo Rojano, Simón Cárdenas, Ramón Sigler, Teódulo Estrada, Daniel Hernández, Eugenio Alvarado, José Palafox, José Lascoaga y Víctor Vigiola.

Comentarios