Hasta la próxima romería... un año para reflexionar

Miguel Servín del Bosque

Terminó la peregrinación de la Diócesis de Querétaro al Tepeyac, esta actividad ya es una tradición Queretana y hemos visto como a crecido año con año la cantidad de hermanos y hermanas en la romería Mariana. Conforme han ido avanzando los años se han mejorado las condiciones para hacer esta travesía. Creo que es un experiencia que deben de hacerla por lo menos una vez en su vida un Católico Queretano, al vivir esta experiencia se fortalece en mucho la parte espiritual de la persona humana.

He visto como muchas personas católicas se están confundiendo con ideologías que van contra el propio ser humano, como la ideología homosexual o la ideología de la muerte con el aborto, la eutanasia, etc. que con fuerte presencia en medios de comunicación confunden y que violentamente se imponen y vulnerando todos los derechos inalienables al hombre están teniendo presencia en estos tiempos; además a crecido las devoción a la mal llamada Santa Muerte. Esto es la actuación del maligno en la humanidad.

La parte espiritual en el ser humano es tan importante que, bien fortalecida , la tienen las mujeres y hombres felices; además que nos hace llevar una vida recta y conforme al plan divino de Dios. Nos ayuda a no confundirnos y caer en Pecado mortal; recordemos que el maligno primero actúa con la tentación, después la obsesión y finaliza con la posesión. Estimado lector no es posesión demoniaca, sino que hay conducta malas que se van apoderando de la voluntad y esta voluntad se hace débil y el hombre vive en un estado permanente de Pecado. Para evitar esto es muy necesario hacer buenas confesiones, hacer oración y si es en familia mejor, además de estos ejercicios de penitencia como la Peregrinación al Tepeyac a ver a la Santísima Virgen María en su advocación de Guadalupe.

El compañerismo que se vive entre los remeros es muy bonito, he visto a lo largo de los años que muchos hermanos peregrinos han formado de la vida publica y así con ese puesto siguen haciendo el viaje. Otros mas de la noche a la mañana se hacen presentes y la única razón que veo en sus actos es; estar en los medios en fotografías y después que a terminado el encargo, se esfuman como humo de cigarrillo y no vuelven a aparecer.

Conozco muchos peregrinos que hicieron este trayecto por varias décadas y hoy con tristeza y lagrimas en los ojos me cuentan la amargura que sienten al no poder hacer ya mas este viaje, la edad se les vino en sima y el tiempo les paso la factura. Otros mas que por razones laborales ya no la hacen, entre los que me cuento, y que espero hacerla el año que entra de nuevo y desde el corazón de la Peregrinación hacer mi colaboración, claro si así lo siguen autorizando mi amigo Rafa.

Una gran labor que es aplaudible es el de los hermanos y hermanas que son dirigentes de la Peregrinación, ellos sin cobrar ningunos honorarios hacen una labor muy importante. A nuestros sacerdotes, consagradas y consagrados que año con año acompañan colaborando con los hermandad peregrina y a nuestro Obispo Don Faustino que siempre esta al pendiente de tan grande acontecimiento.

Nos queda esperar un año más y a preparar el siguiente episodio de la Peregrinación a Píe de Querétaro al Tepeyac y a mi me queda agradecer a este medio “El Universal de Querétaro” la oportunidad de plasmar brevemente en estas colaboraciones las vivencias de un hermano peregrino y a usted estimado lector su benevolencia al leerme.

 

 

 

Comentarios