Hacia una nueva política de austeridad republicana

11/07/2019
08:54
-A +A

En un ejercicio de congruencia, los senadores de Morena impulsamos la expedición de la Ley Federal de Austeridad Republicana el pasado 1 de julio durante el periodo extraordinario de sesiones del Congreso de la Unión.

La nueva ley marcará el inicio de una urgente etapa en la vida de la República, en el marco de la Cuarta Transformación que ha propuesto nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, pues “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”.

Estamos dando fin a los ofensivos privilegios que gozaba la alta burocracia gubernamental, donde el gasto público federal se derrochaba en seguros médicos, de vida, telefonía móvil, remodelación de oficinas, pago de combustibles, etc.

Eliminamos inclusive y de una buena vez la pensión de retiro para los expresidentes y sólo les permitiremos aquella que otorga el ISSSTE como a cualquier otro trabajador público.

Adicionalmente, reformamos otras normas, como la Ley General de  Responsabilidades Administrativas y la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para  reducir los riesgos, irregularidades  y opacidad en la gestión financiera del  gobierno.

Con la aplicación de la Ley Federal de Austeridad Republicana se obtendrán ahorros del orden de 50 mil millones de pesos anuales, que permitirán una reasignación de recursos en diversos rubros, impactando directamente en la población que más necesite de ellos.

Se trata de un rediseño institucional que velará por una programación del gasto gubernamental bajo el estricto cumplimiento de los principios de eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez; donde se evitará el engrosamiento innecesario del aparato burocrático y la duplicidad de funciones, prohibiendo en este sentido además las delegaciones de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal en el extranjero.

Ya no se generarán tampoco percepciones extraordinarias diferentes del salario para los servidores, ni estos últimos podrán ocupar puestos en empresas que hayan supervisado, regulado o tenido información privilegiada en el ejercicio de su cargo hasta que hayan transcurrido al menos 10 años desde su separación, con lo que extirparemos una cuestionable práctica que demostraba que muchos funcionarios servían a intereses ajenos al servicio público.

Del mismo modo, se clarifica el funcionamiento, constitución y extinción de los fideicomisos y fondos públicos, lo que inhibirá su ejercicio discrecional y que operen para diferentes destinos a los que están direccionados.
Finalmente, la nueva política de austeridad republicana que se promueve obligará a los otros poderes de la unión, y a los órganos autónomos a tomar acciones para su cumplimiento y al momento de recibir recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación. Por lo que, inclusive previamente, senadores y diputados de Morena nos adelantamos y promovimos casi desde el inicio de la legislatura reformas en ambas Cámaras del Congreso en materia de austeridad, que hoy ya serán ley.

Se acabaron las visiones patrimonialistas de los dineros públicos, que sumado a todo el andamiaje legal que hemos estado construyendo en contra de la dañina corrupción, nos permite gradualmente entregarles mejores resultados a todos los mexicanos. ¡Enhorabuena!

 

Senador de Morena

Comentarios