Hacerse rosca y negar la realidad

08/01/2020
06:07
-A +A

La expresión “hacerse rosca” es parte del habla coloquial del español en determinadas regiones de México; hace alusión a y significa “eludir un compromiso”, buscar zafarse de una tarea o encomienda por los medios que están a su alcance.

Ahora que la población disfrutó de comer “Rosca de Reyes”, valdría la pena recordar y dimensionar esta expresión en el contexto actual de las problemáticas sociales de Querétaro, los funcionarios públicos de la entidad, sus declaraciones y omisiones, así como la memoria histórica reciente que muestra una táctica o acción que repiten con frecuencia. La (in)seguridad pública es donde se visualizan las prácticas de “hacerse rosca” y negar la realidad por parte de funcionarios locales.

En marzo de 2014, elementos de la Secretaría de Marina federal localizaron y abatieron en territorio queretano a Enrique “Kike” Plancarte, uno de los líderes de “Los Caballeros Templarios”, agrupación del crimen organizado.

Pese a radicar en el municipio de Colón días antes del operativo y asesinato, el entonces gobernador José Calzada Rovirosa (PRI) trató de negar la realidad en entrevista, y buscaba atajar o contener una realidad verificable: un líder de organización criminal vivía en Querétaro. Casi seis años después, la acción se repite con otro actor: el secretario de seguridad pública municipal de la capital, Juan Luis Ferrusca Ortiz.

Después de que el portal Sin Embargo MX publicó el artículo titulado “El Mencho” contra “El Marro”: La narcoguerra por el Bajío ahora pasa de Guanajuato a Querétaro, Ferrusca Ortiz insinuó que el sitio era “desconocido” y solicitó hacer uso “responsable” de redes sociodigitales, según consignó el noticiario Presencia Universitaria, lunes 6 y martes 7 de enero.

El artículo de Sin Embargo MX, firmado por el politólogo David Saucedo, de la Universidad Complutense de Madrid, fue publicado por el portal informativo, no una red sociodigital, el 31 de diciembre.

El contenido del artículo incluye hechos que se pueden verificar y constatar a partir de 2014, sobre detenciones, balaceras en plazas comerciales de Querétaro y operativos en los que han estado involucrados integrantes de diferentes grupos delictivos y cárteles en territorio gobernado por Francisco Domínguez Servién, a partir de octubre de 2015.

Podrá no gustar la redacción o el contenido del artículo, tampoco se puede considerar reportaje periodístico en sentido estricto, pero no tendría que negarse o minimizarse lo escrito y publicado por un medio periodístico digital con alcance a nivel internacional.

El contenido del artículo publicado a través de la cuenta de Facebook contabilizaba 491 veces compartido y 137 comentarios al cierre de esta edición (mediodía del 7 de enero, una semana).

Las estadísticas y los datos oficiales también pueden aportar y permitir conocer más de la problemática en Querétaro: de enero a noviembre de 2019 se registraron 55 mil 874 delitos del fuero común, 458 homicidios (94 con arma de fuego), más de 6 mil delitos de lesiones, 7 feminicidios y 6 secuestros, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Con base en la página 47 del documento “Incidencia delictiva del fuero común 2019. Instrumento para el registro, clasificación y reporte de delitos y las víctimas CNSP/38/15”, que se puede consultar y descargar en la página web del secretariado, los delitos “contra la libertad y la seguridad sexual” van en aumento en Querétaro: en 11 meses se contabilizaron mil 295.

Unas muestras: 501 delitos de abuso sexual (de 29 registrados en enero, se duplicó en menos de 5 meses: 59 en mayo y cerró con 40 en noviembre), 396 delitos de violación simple (de 20 contabilizados en enero a 49 en julio), 261 de acoso sexual (aumentó 300% de enero a noviembre: de 11 a 44 casos), y 96 de violación equiparada. En vez de priorizar el aumento en gasto público para “comunicación social”, del que hablaremos con más detalle en próximos escritos, las autoridades de Querétaro deberían dimensionar, prevenir y atacar el problema de la inseguridad pública que padecen los habitantes.

 

Coordinador del CUPI

 

 

 

 

Comentarios