Gran triunfo de Gallos Blancos

Ignacio Silis González

Excelente martes a todos los lectores universales. Motivados por la victoria conseguida en la visita al estadio Jalisco ante los Leones Negros la jornada anterior, los Gallos Blancos lograron obtener un gran triunfo por dos goles a cero ante los Tuzos del Pachuca, en un partido de muchos altibajos por parte de ambas escuadras ante una regular entrada en el mundialista Estadio Corregidora.

El tocayo Nacho Ambriz volvió a sorprender con su 11 inicial al incluir a Emilio López en la línea media izquierda y moviendo a Sepúlveda por la punta, dejando en la banca al carioca Ricardo de Jesús. Inició con Edgar Hernández en el arco (que por cierto se le notó mucho más seguro que en las jornadas anteriores), una defensa conformada por el nuevo capitán gallo, el buen “Negro” Martínez, acompañado en la central por el Yass Corona, por el lado derecho George Corral y el lado contrario el mundialista Ricardo Osorio, quien brindó un muy buen partido, su experiencia se empieza a notar en su buena marca y aplicación táctica en los recorridos hacia el centro cuando Corral se agrega al frente, una línea de cuatro bien marcada.

En el medio campo repitió con “El Mono” Osuna y William da Silva por el centro, teniendo como enlaces a Danilo y a Emilio López por delante de ellos Ángel Sepúlveda, en punta Camilo Sanvezzo.

El parado que más le gusta a Nacho es el 4-4-1-1, así pues esta alineación le permite mayor recuperación en media cancha ya que tanto Osuna como William mantienen esa movilidad constante para la recuperación y traslado del balón.

Un primer tiempo de reconocimiento por ambos técnicos, Gallos se mostró peligroso en los contragolpes Danilo y Emilio se mostraron veloces, muy desequilibrantes por la banda correspondiente; el problema era que ni Sepúlveda ni Sanvezzo lograron encontrar balones a modo, debido a la velocidad de los desdobles de los enlaces, el partido se revolucionó tanto que llegó un momento en que Pachuca prefirió quedarse atrás en espera de los embates plumíferos, quien al ya no encontrar espacios empezó a caer en desesperación, lo que derivó que al medio tiempo ambos equipos salieran entre abucheos.

El inicio del segundo tiempo presagiaba cambios que le dieran otro giro al partido. Ambriz mandó a la cancha en sustitución de Emilio López al maestro Antonio Naelson “Sinha” y aquí empezaron los movimientos tácticos , Sepúlveda cubrió la banda izquierda en la media cancha para dejar en completa libertad al gran creativo plumífero, “Sinha” no vino a revolucionar, llego a darle la pausa y empezó a manejar los tiempos de forma magistral , su entrada generó confianza en los Gallos y asumió de gran forma su liderazgo pidiendo todos los balones, es impresionante la forma en que se desenvuelve en la cancha, trotando todo el tiempo para siempre recibir el balón sin marca.

Y el efecto “Sinha” no tardó en hacer efecto, en un buen cobro de tiro de esquina vino un cabezazo de Sanvezzo picado a contra pie del “Conejo” Pérez para el primer gol de los locales, y a partir de ahí el partido fue de Gallos Blancos, con buen manejo de balón, gran movilidad y por consecuencia varias llegadas al marco de los tuzos.

Los queretanos entendieron que tenían que hacer pasar el balón por los pies de Antonio Naelson quien mostró porqué es considerado uno de los mejores jugadores de los últimos tiempos, y en una jugada magistral por la banda derecha con gran visión le puso un toque mágico dejando solo en el área a Camilo Sanvezzo, quien no supo qué hacer al rebotarle el balón en los pies.

Pachuca trato por todos los medios de buscar el empate ,ingresó Ariel Nahuelpan quien fue marcado siempre de una manera férrea por “El Negro” Martínez , no lo dejó hacer absolutamente nada haciéndolo caer en la desesperación, también ingresaron Rodolfo Pizarro, buscando por medio de su velocidad generar peligro por la banda izquierda y Dieter Villalpando, tratando de aprovechar su visión de campo y su buen disparo de media distancia, pero el buen tocayo Ambriz volvió a leer de manera magistral la táctica del partido en ese momento, metió a Orbelín Pineda para ayudar a Mario Osuna en la contención y así obstruirle todo intento de creación o intento de disparo por el centro al cuadro visitante.

Además movió a William de medio izquierdo para taparle toda salida al joven Pizarro, Sepúlveda se posiciónó en el medio campo derecho para tapar la salida de Walter Ayoví. Un aplauso para la gran visión táctica de Nacho Ambriz y su cuerpo técnico.

Ingresó Ricardo de Jesús por William da Silva (cubriendo Sanvezzo el espacio dejado por el carioca) solo para darle minutos, pensando en que probablemente iniciara en la punta hoy ante Irapuato en partido de Copa MX.

 El segundo gol lo realizó en tiempo agregado Sepúlveda, al encontrarse solo dentro del área golpeando el balón para que este pasara en medio de las piernas del “Conejo” Pérez, matando así toda aspiración del conjunto hidalguense, así pues la afición salió feliz del Corregidora ante este buen triunfo plumífero.

Que tengan una semana llena de bendiciones, paz y salud.

Comentarios