Gallos sigue sin ganar en casa

Juan Carlos Aranáz Perezgil

Cada semana es más difícil intentar describir la evidente crisis de Club Querétaro, hoy, buscar sinónimos que no sean altisonantes, para describir la mediocridad de esta denominada “nueva era”, no es fácil.

Cada semana es más difícil intentar describir la evidente crisis de Club Querétaro, hoy, buscar sinónimos que no sean altisonantes, para describir la mediocridad de esta denominada “nueva era”, no es fácil.

Fácil es para muchos, depender de lo que siguen dejando de hacer planteles, que por nombres, hombres, respaldo económico y sobre todo por afición, son mucho menores, muestra de esto es que el equipo queretano muy posiblemente estaría salvado de la quema del descenso en este torneo, por la incapacidad ajena y no por méritos propios.

Ante una gran asistencia como es costumbre en el Estadio Corregidora, solamente tuvieron que transcurrir cinco minutos para que los plumíferos rápidamente se encontraran abajo en el marcador, ante el desconcierto que causó el “gol de vestidor”, los queretanos intentaron sobreponerse y buscar la igualada, situación que no sucedió ni mucho menos inquietó el arco de Talavera.

Después, una segunda mitad que inició con la salida de Martínez para el ingreso de Sanvezzo, que más allá de conseguir ser un cuadro más peligroso al frente, terminó por descomponerse en la zona baja, muestra de esto, fue la facilidad con la que los toluqueños consumaron la segunda y definitiva anotación a los tan solo ocho minutos del inicio de la parte complementaria.

Los ingresos de Trejo y Zamorano no pesaron en lo más mínimo, continuando el resto del encuentro, con un Gallos Blancos sin una idea clara al frente a pesar del esfuerzo individual del chileno Edson Puch, quien una vez mas poco pudo hacer “solo contra el mundo”.

Como ya es costumbre, la mayoría de la incondicional afición queretana que no dejó de alentar hasta el final, salió del graderío con muy claros sentimientos de coraje, frustración e impotencia; en los últimos minutos del partido, varias zonas del estadio, comenzaron a pedir la salida de Luis Fernando Tena, situación que se suma a lo que sucedió en su momento con Ignacio Ambriz, Víctor Manuel Vucetich y Jaime Lozano. 

La pregunta entonces es: ¿El director técnico es el principal culpable? en lo personal no lo creo, son ya casi tres años de una indefendible falta de capacidad en muchas áreas deportivas y no deportivas de la institución, desafortunadamente pareciera que no interesa mucho a los altos jerarcas del equipo, hacer verdaderos cambios de raíz.

Por lo pronto, con la loza de seguir sin poder ganar en casa, los emplumados visitaran a media semana a Monarcas en la Copa y a Cruz Azul el fin de semana, donde buscarán sumar tres importantes puntos.

La Frase. “Para ganar un partido, lo más fácil sigue siendo tener la pelota”, 
Sir  Alex Ferguson.

Comentarios