Gallos, por un zarandeado de Tiburón

Enrique Guerrero

Urge que Gallos gane en casa, ya van dos partidos y solamente han rescatado un punto

¡Crucial!, de “vida o muerte”, “la última llamada”, “no hay mañana”,  etcétera, así se le podrá “bautizar” al encuentro que sostendrán los actuales sotaneros de la tabla porcentual de la Liga MX, Gallos Blancos y Veracruz, este sábado en el  estadio Corregidora.

¿Por qué?, pues justa y sencillamente porque estos dos enemigos fueron los peores del torneo pasado, y al iniciar el Clausura 2018, los conocedores pronosticaron que uno de ellos será el que descienda y por las circunstancias, posición, apoyos, armado del equipo, etc., dando casi por hecho que el cuadro jarocho es quien se despida del Máximo Circuito.

Argumentos no faltan para aventurarse y coincidir con los expertos, pero en el caso de Gallos, este conjunto que se reforzó muy bien e insisto, está para dar mucho más siempre y cuando se saque de la cabeza la presión por el tema porcentual.

Hoy con todo y la derrota sufrida en Morelia, los pupilos del Flaco Tena están a 10 puntos alejados de los jarochos, algo que se podría considerar como una buena ventaja, pero que sinceramente por el sistema de puntuación, ésta tiene más facha de ligera que de un buen colchón, porque en tres o cuatro jornadas más combinándose resultados de ambos, se puede ver reducida de manera drástica.

Como el campeonato aún es muy joven, no se puede decir que sólo estos dos están en la quema, no, pues  Lobos BUAP  y Atlas no pueden hacer caso omiso al problema de porcentaje porque dado su mal arranque de torneo, ya están más que involucrados.

De estos cuatro, sí se puede vaticinar que uno ocupará un lugar en la Liga de ascenso, pues incluso Puebla, con la experiencia del Ojitos Meza y lo comprometidos que se les ve a sus jugadores, se pueden dar por descartados de este asunto porcentual.

A los cuatro les queda un calendario pesado de 13 jornadas, incluyendo la de este fin de semana y entre sí, lo que  causará más morbo porque se les llamará “duelo de seis puntos” o “de la salvación”.

La cosa es que les restan 39 puntos por disputar y si alguno de ellos logra más del 50%, se puede olvidar del descenso, porque para pensar en un boleto a la Liguilla, en el caso de Gallos requieren el 60% de esas unidades, lo que representaría 23 puntos, más 4 que llevan en cuatro fechas, les darían un total de 27, recordando que en promedio de cada torneo, los que avanzan lo hacen con 26 puntos.

Veracruz (2), Lobos (1) y Atlas (0) tendrían que ganar como mínimo entre el 65% y 70% de los puntos  que quedan por disputarse.
Gallos Blancos, con todo este antecedente, el sábado en el Corregidora, única y exclusivamente su tarea será ganarle a los tiburcios.

Urge que Gallos gane en casa, ya van dos partidos y solamente han rescatado un punto. Si se quieren salvar, tienen que vencer al Veracruz para empezar y alejarse de éste a 13 unidades con la idea implícita de rebasar al Atlas, e igualmente meterse en la cabeza que la salvación y hasta la calificación, se logran en buen porcentaje haciendo valer su condición de local en cada compromiso.

Hasta la próxima. 

Comentarios