22 / junio / 2021 | 23:52 hrs.

Gallos Blancos: Hoy nadie nos roba la fiesta.

Juan Carlos Aranáz Perezgil

Al momento de iniciar el vuelo de regreso a la Ciudad de Querétaro, es aún muy difícil de entender y comprender lo que vivimos la noche del jueves en el Estadio TSM. Desafortunadamente desde el medio día, conforme los poco más de 150 leales aficionados y los no más de 8 medios de comunicación queretanos, que viajamos víaterrestre y aérea a cubrir el histórico partido de ida de la final del torneo Clausura 2015, comenzábamos a enterarnos a través de redes sociales, lo que sucedía en las taquillas del Estadio Corregidora. Comprensible el polvorín en que se convirtieron los alrededores del coloso queretano, cuando cientos o miles, se quedaron después de acampar durante días y noches enteras, sin un boleto para apoyar a su equipo en la vuelta de esta primera gran final de Gallos Blancos en el máximo circuito; falta de logística, poca experiencia... es evidente que mucho de ambas.

Del partido, no hay mucho de qué hablar, un equipo queretano abismalmente opuesto a lo que hemos visto desde la llegada de Víctor Manuel Vucetich, parecía aquel cuadro dirigido por Ambriz que carecía de orden y hambre de triunfo.

Un gol de vestidor apenas a los 4 minutos de iniciado el cotejo, abrirían la puerta para esta dolorosa goleada; la dupla integrada por Orozco y Tavares, aprovecharon la total desconcentración y en la mayor parte del partido, la lentitud de la zaga plumífera; esto aunado a una muy chata delantera encabezada por Villa, quien una vez más dio un muy gris partido. 

A pesar del complicado y difícil primer capítulo de esta gran final, dentro y fuera del terreno de juego, hoy es un día de fiesta para la afición de Gallos Blancos, hoy viviremos la primera final final en nuestra casa. La aficiónqueretana y los jugadores así debemos de entenderlo y vivirlo, pase lo que pase, hoy se cierra la mejor temporada que ha tenido nuestra escuadra en la primera divisiónnacional.

Son largos y sufridos 65 años de historia, en que ladrillo a ladrillo, se ha construido a esta institución. Desapariciones, desafiliaciones, ascensos y descensos han forjado una solida y leal pasión por estos colores; grandes satisfacciones y mucho, nunca demasiado, sufrimiento nos han fortalecido año tras año, día a día.

Todos los jugadores, aficionados y directivos que han entregado a lo largo de la historia, un poco o un mucho, somos hoy uno solo. En la tribuna o a la distancia, debemos de entregar todo, como siempre sin guardarse nada. Transmitir a estos hombres que portaran el blanco, el azul y el negro, la entrega que ha caracterizado a esta inigualable aficiónEl que se quiera bajar del barco, adelante: la puerta de salida ahí esta.

Los de siempre, los que tantos años hemos estado al pie del cañón, debemos más que nunca contagiar a las nuevas generaciones de aficionados, jugadores y directivos que se han sumado en los últimos tiempos, muy en particular la palabra: humildad; Roma no se construyo en un día, Gallos Blancos de Querétaro... tampoco. Lo que suceda o no hoy debe de ser imborrable, las estrellas ganadas en los difíciles tiempos pasados, deben de ser la base para que hoy o en un muy próximo mañana, se borde nuestra primera estrella en la Liga MX.

Aquí no existe la palabra imposible, en Gallos Blancos... siempre es posible.

La Frase.

" ¿Derrotados? Faltan 90 minutos, si ellos pudieron meter 5 goles, porque nosotros no! "Silvano Téllez.

Comentarios