Frentes fríos

Gerardo Proal de la Isla

Una imagen nostálgica de un buzón de correo antiguo.

No recuerdo con precisión cuando fue que se comenzó a hablar de frentes fríos en particular, pero ello es seguramente consecuencia del avance 
y desarrollo en el uso de la tecnología para el ejercicio práctico de la meteorología, ciencia milenaria que ha evolucionado significativamente desde finales del siglo pasado y más en los primeros lustros del siglo XXI. Hoy día, podemos llegar a saber con mayor precisión la temperatura y sus cambios con la certeza de minutos en un periodo previo que permite pronosticar con esa certidumbre que no deja de sorprendernos, a quienes no estábamos acostumbrados, como lo están los jóvenes de hoy día, a conocer la información detallada a través de los diversos gadgets que han magnificado el alcance de la difusión de información. 

Para algunos de quienes hemos crecido a lo largo de ambos siglos, seguramente recordamos cuando las estaciones del año duraban los meses completos sin llegar a saber con precisión y a pesar de los pronósticos que se realizaban décadas atrás, cuándo entraba y salía un determinado frente frío. Hoy hablamos del clima a lo largo del día, haciendo referencia a la información que nos comparten quienes se encargan de ello en medios electrónicos, o utilizando alguna aplicación que nos informa minuto a minuto haciendo que la espera de fin de la estación sea diferente a nuestra vieja costumbre de entender que simplemente a lo largo del invierno, seguramente tendríamos algunos días de frío y otros de un poco más.

No sé si en realidad obedezca al cambio climático, pero esta fotografía me invita a recordar esa misma época de antaño, cuando recibíamos correo y el buzón de la imagen me parece muy nostálgico de recibir buenas noticias sobre el clima, como nos ocurre a muchos estos días, en este frío Querétaro nuevo que deseamos conservar.

Comentarios