La  actitud del ser humano  que no presume de sus logros, que hace un reconocimiento de sus debilidades, fracasos y actúa sin orgullo, destacan su gran humildad, valor que consiste en ser conscientes de que tenemos limitaciones y errores en nuestro actuar. 

Hoy en día es muy  común que se puedan observar una pérdida de valores en los seres humanos, por diversas cuestiones; dichos  valores, son inculcados durante nuestra educación y crecen conforme pasa la vida o no lo hacen en su caso, varios autores mencionan que los cimientos de la educación del ser humano dentro de los primeros años de la vida, forjan al hombre del futuro; que denominaríamos valores familiares y algunos otros mencionan que en la adolescencia hay un trans-valorización es decir los valores que nos fueron inculcados, se fusionan con los de la  actualidad, con la modernidad de la adolescencia y es ahí donde nacen nuestros verdaderos valores que serán los valores personales, comprendida de la fusión de los valores familiares y socioculturales (actualidad), sin dejar de lado los valores espirituales dan sentido a la vida de muchas personas, y los valores éticos y morales como la ética, bondad, responsabilidad, honradez, modestia, solidaridad,  prudencia, integridad personal, templanza, deber, fortaleza, lealtad, igualdad, caridad, justicia y humildad,  todos estos  valores fusionados entre ellos nos darían el mejor resultado de la educación de un ser humano y debe ser ahí,  cuando el cuidado paterno debe de abrir los ojos, debido a que su valorización puede ser positiva o negativa. 

En la actualidad los jóvenes debemos de realizar viajes introspectivos,  para que las metas que nos planteemos vayan de acuerdo con la educación que hemos recibido, a los valores nos abren puertas en todos lados, de la misma manera reflexionar a diario nos daría un mejor manejo emocional para con todos los demás, debido a que los decimos, los sabemos pero no los ponemos en práctica, debemos forjar una escala de valores individuales sólida,  debido a que repercuten en la vida en sociedad y nos permiten elegir entre alternativas sobre nuestra conducta dándole un sentido y propósito claro a nuestro desarrollo, debemos  trabajar por inculcar que subsistan los valores o mejor dicho que sobrevivan. 

Como ya en otras columnas hemos tocado el punto que los valores son como un musculo que debemos ejercitar todos los días si no se hace pueden perder fuerza, pues bien es de gran importancia que si ustedes están en la posibilidad de poder acercar a amigos o trabajadores algún curso de desarrollo humano donde podamos fomentar valores, apoyar sus diversas cuestiones emocionales que impactan directamente su ánimo estaremos fomentando valores, reforzando el desarrollo humano y cuidando el estado anímico de nuestros amigo o trabajadores, deberían de pensarlo al final de cuentas todo ello repercute en su entorno y en el nuestro, haz el bien sin mirar a quien, seguro la vida te lo regresara con creces. 

¿Te has fijado como repercuten los valores en tu entorno?

Comentarios