Fecha de caducidad o consumo preferente

Benny Cisnel

Seguramente te ha pasado que quieres prepararte un rico y casero “sándwich” ya sea para desayunar o merendar, y te llevas la sorpresa de que el pan  ya está “echado a perder” o ya “caduco” terminología que comúnmente le damos a los alimentos que ya no están en buenas condiciones de consumo o que de plano ya huelen y se ven muy mal. Normalmente nos da mucho coraje, sobre todo cuando el paquete de pan aun contiene más de la cantidad del producto y este tendremos que tirarlo. Que tan importante es checar la fecha de caducidad que presenta el producto, ya sea antes de comprarlo y evidentemente antes de su consumo, pero es más importante aún, saber diferenciar entre una “fecha de caducidad” y “consumo preferente” ya que no tienen el mismo significado y muchos menos está relacionado con un alimento dañino, que la mayoría de la gente así lo cree.

La fecha de caducidad indica el día en que el producto ya no es ideal para nuestro consumo, es decir después de esa fecha señalada existe la posibilidad de que se produzcan microrganismos ya que la mayoría son alimentos perecederos como lo son las carnes, alimentos empaquetados al vacío, y sobre todo los productos lácteos como leche, yogurt, cremas etc. Sin embargo algunas empresas ponen estas fechas con un rango más abierto en el caso del yogurt, ya que es producto que en algunas ocasiones es donado como alimento en buen estado para asociaciones benéficas. O puesto en venta a muy bajo costo, ya que no posee una vida de anaquel apropiado para una adecuada venta en comercio.

En el caso de “consumo preferente” hace referencia a la fecha que el producto aun tendrá las características con las que se anuncia, es decir es la fecha que ellos garantizan una frescura adecuada del producto, si ya se pasa de esta fecha no significa que ya no se pueda consumir o que será dañino , solo que ellos como empresa ya no garantizan que el producto posea todas sus propiedades físicas como nutricionales, y esto lo podemos encontrar en alimentos como aceites, cereales, sopas, alimentos enlatados, vinagres, salsas, jugos etc.

Lo que sí es importante es cualquiera que sea de las fechas que el producto muestre, ninguna de las dos debe de estar vencida sobre todo si es que este producto  aun está en el anaquel de la tienda, y es claro que si lo compraste ya vencido tienes todo el derecho de reclamar y pedir el regreso de tu dinero o cambio del producto.

Así que ya saben, hay que checar muy antes de comprar un alimento, la información que se nos muestra en el empaque sobre todo la “fecha de caducidad” o su diferencia la de “consumo preferente” pero sobretodo antes de consumirlo o en el peor de los casos de desecharlo, ya que en muchas ocasiones nos deshacemos de productos que seguramente aún son aptos para nuestro consumo y nosotros ya los damos por dañinos o en malas condiciones, generándonos un gasto que nos pudiéramos evitar. 

Comentarios