Ezequiel Montes sigue creciendo

Edgardo Cabrera Delgado

No hay duda, la pujanza de  empresarios locales y de otras partes han hecho de este municipio de Ezequiel Montes y en especial de la cabecera municipal, un polo de desarrollo empresarial comercial y ganadero con mucho poderío financiero.  Agréguele otro factor de crecimiento económico en el sector turismo; tal es el caso del Pueblo Mágico de Bernal que hoy por hoy se consolida ya como un destino turístico nacional.

Sin embargo, las autoridades municipales que han gobernado Ezequiel Montes en los últimos nueve años, no han estado a la altura y nivel de las exigencias locales y de manera destacada, de las políticas privadas que el comercio viene aplicando a su leal saber y entender sin ningún tipo de reconocimiento de sus autoridades.

Es sabido que si no fuera por las aportaciones federales a los municipios (más del 85% de sus ingresos totales) serían muy pocos los ingresos que pudieran captar y acaso el mayor sería el proveniente del Impuesto Predial. Pero aún así, municipios como el que hoy analizamos, invierte casi todo su presupuesto en gasto corriente, esto quiere decir, pago de nóminas, de sueldos (por cierto estratosféricos y aberrantes), asesorías y todo lo que tenga que ver con apoyos personales.

Entonces ¿Cómo le hacen para aplicar obra pública, servicios de limpia, alumbrado público, sus “pachangones derrochadores millonarios” llamadas ferias, etc., etc.? Pues estiran la mano a la Secretaría de Planeación y Finanzas del estado para que les de recursos extraordinarios, o le buscan para financiar temporalmente de otros rubros. Y aunque “juren” que se cumple con los dineros etiquetados, le dan largas a los proveedores. 

Hay ocasiones que así sucede y en otras “les prestan” y después se los rebajan de las participaciones federales. ¿Es saludable esta práctica?  ¡De ninguna manera! Entonces ¿Qué pasa cada fin de trienio cuando los nuevos presidentes municipales reciben administraciones en verdadera quiebra y ruina financiera?

Nuevamente el gobierno estatal tiene que salir “al quite” y prestar recursos para que municipios pequeños como el de Ezequiel Montes salgan del atolladero.

Las liquidaciones son un verdadero cochinero cada trienio. No hay forma ni parámetros para controlan estos egresos no programados en los presupuestos cuando contratan a amigos, parientes y recomendados como de “confianza”. Como los señores ya se van, cargan con sus pertenencias, y que se las arregle el que entra y si no le gusta, los juicios laborales de los empleados (de confianza) estarán a la orden del día,¡ faltaba más!

AL GRANO: El gobernador José Calzada Rovirosa ha dado varios golpes de timón que lo han llevado a que se le considere uno de los mejores ejecutivos del país. Nos enteramos que ya se están aplicando políticas de apoyo a los nuevos alcaldes para que entiendan no sólo la manera legal y formal de las entregas recepción de las administraciones municipales que concluyen en unas semanas más. Los ciudadanos de este municipio de Ezequiel Montes esperan que la transición sea transparente, que no se dejen cabos sueltos ni borrón y cuenta nueva; endeudamientos y responsabilidades  y en caso de haberlas, aplicar la ley, aunque en algunos casos hubiera personas de su afecto.

 En Ezequiel Montes, el nuevo presidente, el licenciado Jorge Luis Vega Ocampo desde el primer día que opere su administración .tendrá que exigir cuentas claras al señor Hipólito Martínez, quien será recordado por sus desatinos, su impreparación y su debilidad que permitió que algún personaje hiciera como servidor público, negocios redondos con obra pública. Si José Calzada -como creemos- no va consentir corruptelas ni servir de “tabla de salvación” ni se prestará para evitar que se  aplique la ley en aquellos casos donde ex presidentes municipales incumplieron en sus encargos para saldar adeudos injustificables, será uno más de sus aciertos que abonen a su favor en su carrera ascendente en el ámbito nacional. Al tiempo amables lectores y hasta la próxima entrega.

Comentarios