Entre billetes y balones

Ana Patricia Fernández

Dentro del deporte en general, sin importar cuál sea la disciplina que se practique o el nivel en el que se desarrolle el atleta, no es nuevo que el dinero, la corrupción y los malos manejos manchen esta pura forma de distracción y de superación. En muchas ocasiones el deporte nos ha regalado historias emblemáticas que han servido de consuelo o de inspiración para muchos, sin embargo, como en todo en la vida, no todo siempre puede ser tan bueno.

Tocando un tema mucho más específico, el caso de la selección mexicana de futbol, nuevamente comienza el punto de “bajada”, ese momento en que cambian las formas, las estrategias, los modos o simplemente los resultados para mal y todo se convierte en un completo desastre.

Tristemente esto no es nuevo. Cada ciclo mundialista es la misma historia. Entrenadores diferentes entre un mundial y otro se van pasando la batuta dependiendo de qué tan complicada se ponga la situación. Antes de Miguel Herrera estaba José Manuel de la Torre, quien, principalmente a petición de los múltiples patrocinadores del combinado nacional, fue cesado de su cargo ante el inminente fracaso en los partidos previos al mundial de Brasil 2014 y la terrible posibilidad de quedar fuera de la competencia.

En la desesperada búsqueda de nuevo timonel que arribara a calmar las aguas al banquillo tricolor se llevaron de calle a técnicos destacados como Luis Fernando Tena, que ya había ganado el Oro en los juegos olímpicos de Londres 2012, y a Víctor Vucetich, ahora técnico de los Gallos Blancos y simplemente el técnico más ganador de todo el futbol mexicano.

Finalmente llegó Miguel Herrera entre todos los aplausos de la gente, venía de haber hecho campeón y subcampeón al América y se encontraba en su mejor momento, la prensa lo alababa. Y ahora, en un incierto e indefinido momento las cosas han cambiado para mal nuevamente.

La Copa América…un fracaso, los partidos preparatorios de cara a la Copa Oro…lo mismo y ahora, a unos cuantos días del inicio del certamen de la zona que le corresponde a México, la CONCACAF, el futuro no parece muy alentador.

Javier Hernández, hombre fundamental en el parado de Herrera queda fuera por fractura en el hombro y, por si fuera poco, Miguel vive el momento de desgaste previo a su salida, mismo por el que todos y cada uno de los entrenadores de la selección han pasado en su momento.

Remontándonos al título de la presente, me atrevería a decir que Herrera perdió el camino que lo llevó a la selección, se concentró más en hacer videos promocionales, comerciales, imagen de varias marcas y orilló a los jugadores a pensar que, si el entrenador pasaba más tiempo en sets de televisión que en las canchas, ellos podrían hacer lo mismo.

Esperemos que la Copa Oro no sea el desenlace de esta historia, en la que, una vez más, un solo entrenador, no es capaz de culminar con un ciclo mundialista completo.

PARA TERMINAR

Les cuento que en la situación de Danilinho con Gallos Blancos se está complicando un poco, ya que el club quisiera pagarle menos al jugador, mientras que él y su representante están peleando porque, al menos, le paguen lo mismo. El jugador no está haciendo pretemporada en Cancún con el resto de sus compañeros.

Comentarios