¿En problemas?

Ana Patricia Fernández

Lo que hace un par de semanas parecía un cuento de hadas, ahora todo empieza a regresar a la realidad, ya no es miel sobre hojuelas. Y es que con todo y Ronaldinho, uno de los mejores jugadores que ha llegado al futbol mexicano, el equipo que dirige Ignacio Ambriz no pasa por un buen momento. Los resultados no se han dado en las últimas jornadas y ya se empiezan a tomar medidas.

En esta semana, siete jugadores del plantel (Othoniel Arce, Dionisio Escalante, ‘Kalú’ Gastelum, Sergio Santana, Amaury Escoto, Jorge Echavarría y Mario Osuna) fueron separados sorpresivamente del plantel de primera división por su notable baja de juego.

Todos a excepción de Mario Osuna que no aceptó una corrección del entrenador en la práctica anterior al partido frente al León y fue enviado a entrenar con la segunda división del equipo y apenas el miércoles pasado pudo hacerlo con la categoría Sub-20.

Con respecto a los demás…su futuro en Gallos Blancos está en duda, pues para Ignacio Ambriz ya no son necesarios, además de que tiene la intención de ir reduciendo al equipo porque desde la compra de la franquicia de Jaguares se llegaron a tener hasta 40 jugadores disponibles para armar a un equipo titular de once.

A ‘Nacho’ le han costado casi dos años el conformar el equipo que hoy por hoy vemos y que ha entregado buenos resultados, al menos ya lo vemos ubicado de media tabla hacia arriba y los problemas del descenso finalmente se han ido.

Fuerte rumores apuntaban a que el estratega ya no sería más el timón de los Gallos Blancos e incluso algunos medios locales afirmaron que durante el partido entre Gallos y León de la jornada 12, el pasado 2 de octubre en la Corregidora, vieron por alguno de los palcos a Víctor Manuel Vucetich, sin embargo, quedó en eso: en rumores.

El darle fin a un proceso como el que ha tenido Ambriz con Querétaro sería por completo un error, pues por primera vez en la historia de este equipo se empieza a tener una continuidad, una base de jugadores propios y un esquema de juego mucho más marcado.

En administraciones pasadas, ocurría el problema de que cada seis meses durante el Draft, eran contratados entre 15 y 20 jugadores y se iban del equipo otros tantos, todo debido a que nunca hubo la posibilidad de comprar cartas, venían todos los remanentes de los equipos grandes y cuando en Querétaro emezaban a sobresalir inmediatamente los pedían de regreso.

En todos los procesos hay altas y bajas, lo importante es mantener la escencia e intentar componer el mal camino siendo uno mismo. Eso, en mi muy humilde opinión, debería ocurrir con el equipo emplumado.

Nunca cortar un proceso será algo bueno, en el futbol mexicano estamos acostumbrados a eso, pero no es lo mejor. Si no, pregúntenle a Sir Alex Ferguson, en las buenas y en las malas siempre estuvo con Manchester United, hasta que su salud se lo permitió.

Comentarios