En casa no ganan, afuera son los mejores

Juan Carlos Aranáz Perezgil

Si bien Gallos Blancos, continua manteniendo un nivel muy irregular desde hace cinco torneos, no es novedad que su mejor desempeño futbolístico sea fuera del Estadio Corregidora

Si bien Gallos Blancos, continua manteniendo un nivel muy irregular desde hace cinco torneos, no es novedad que su mejor desempeño futbolístico sea fuera del Estadio Corregidora; contrariamente a ser uno de los peores equipos como local, la escuadra queretana es hasta el momento el mejor equipo visitante del certamen, diez de los doce puntos sumados, se los ha embolsado en patio ajeno.

El encuentro del sábado era de suma importancia para dos equipos que llevan muchos torneos de liga “arrastrando la cobija” a pesar de inversiones, hombres, nombres, aficiones y directores técnicos; dos equipos, que aunque están prácticamente salvados de la quema del descenso, han quedado muy lejos de las expectativas de su afición e inversión.

Fue un partido hasta cierto punto parejo, pero como no es novedad, pocas aproximaciones ofensivas generaron los plumíferos, a cambio de muchas —y como siempre determinantes— atajadas de Tiago Volpi, quien una vez más fue el jugador del partido.

Lejos de demeritar el buen desempeño grupal e individual de cada uno de los jugadores en este triunfo, es relevante también, el gran partido de Camilo Sanvezzo, quien sigue demostrando su gran valía y calidad.

Su ingreso se dio por la lamentable lesión de Puch, quien esperemos, pueda volver pronto; lo que muchos seguimos sin comprender es porque se sigue apostando por la titularidad de Stum; simple y llanamente desde su llegada, el numero 9 plumífero ha quedado a deber.  Mención aparte merece la afición, que viajó en gran número a apoyar a su equipo.

Con estos valiosos tres puntos, los queretanos enfrentarán una semana con dos importantes compromisos: el miércoles visitarán en la etapa de octavos de final de la Copa MX a Rayados de Monterrey, actual campeón del certamen, y el sábado recibirán al Necaxa, donde se buscará romper la sequía de casi siete meses sin sumar de a tres en casa.

Dinero mata descenso. Una vez más, los directivos y federativos, han ratificado la mediocridad con la que manejan al futbol mexicano.
La liga determinó desaparecer el descenso a partir del próximo año futbolístico hasta llegar a 20 equipos. En este mismo Clausura 2018, de darse un campeón que no sea de los seis certificados en el Ascenso MX, sólo se le dará un “premio” económico; de darse esta situación, no descendería el último lugar de la tabla de cocientes.
Así pues, los dueños y federativos de la Liga MX ratifica una vez más, que lo más importante es el tema económico, por encima de lo deportivo. 

La Frase. “Creo que si no se entiende que esto es una pasión, y las pasiones son bastante inexplicables, no se entiende nada de lo que pasa en el futbol”, Roberto Fontanarosa.

Comentarios