Elecciones.Pero de elegir, no de votar

Patricia Olavarrieta del Rivero

Una vez me dijeron: “Nunca  estés tan contenta porque puedes estar más y nunca te sientas tan triste porque puedes estar más” Analízalo. Yo le llamo adquirir temple. Pero si te encuentras en ésos días donde pareciera que te topaste con el club de los optimistas, pues ¡agárrate de ahí! trata que esa inercia dure muchos más días, pero, ¡prepárate! porque seguramente en tu camino habrá curvas sinuosas y con descenso. Y será en ésas curvas donde puedas demostrarte de qué estás hecha.

La vida es una rueda de la fortuna, siempre nos lo han dicho y hasta ahora entiendes el verdadero significado de éso. No podemos evitar estar hasta lo alto, tratando de escalar con una energía sobrenatural donde sientes que todo lo puedes y de pronto ¡pum! te caes y con la caída, que te dolió hasta el alma, pierdes esa capacidad de ser y te quedas sin ésos poderes mágicos que te hacían sentir súper héroe.

Esto que te digo no es nuevo para ti, ¿recuerdas? ¡ya estamos en el 4to piso! y no ha sido fácil llegar hasta aquí. Seguramente ya sabes de lo que hablo y también sabes que sí, que efectivamente existen curvas que te llevan a la gran pendiente en subida, pero también que existen otras, que como tobogan te llevan hacia el precipicio.

Pues bueno, lo fantástico de todo esto, es que ¡ya lo sabes! entonces, ya conoces que hoy tienes, conscientemente, la capacidad de tomar decisiones, de elegir como enfrentar todo tipo de pendiente.

¿Qué prefieres? ¿seguir siendo una mártir, tumbarte en tu cama y que te duelan los huesos (yo, he pasado por ahí), o levantarte,apapacharte y hacer lo que te guste?.

¿Qué prefieres? ¿idiotizarte con Netflix (también he pasado por ahí), o disfrutar del día sintiendo el aire, conviviendo con tu hijos?.

¿Qué prefieres? ¿comerte un torta untada de mayonesa,aguacate, carnes frías que te llevarán a un arrepentimiento porque ya te habías cuidado durante una semana o comer rico un buen filete de pescado,  acompañado de una ensalada con manzana, arándanos y queso de cabra llena de colores?

No te hablo de elecciones complicadas; son sencillas, simples, pequeñas pero que seguramente te llevarán dentro de algún tiempo a sentirte increíble porque te sentirás feliz paseando con tus hijos, porque el vestido que te compraste te quedará maravilloso y te sientes espectacular, porque tu alma se siente feliz, porque te diste cuenta que hoy no eres una mártir si no una mujer que ha logrado mucho en su camino.

Me enseñaron que los pequeños cambios te llevan a grandes resultados. Sin embargo los resultados no lo podrás observar de inmediato.

Elige siempre lo mejor para ti. Lo mejor y sólo lo mejor y así podrás compartir con los tuyos, con tus hijos lo mejor de la vida.

Si, hoy parece una carta llena de optimismo, de este optimismo empalagoso que la gente repele porque no puede sentirlo. Pero ¡guárdala! porque estoy segura que hará resonancia en ti cuando llegue tu momento.

Te comparto que me había equivocado, pero hoy elijo corregir y mostrarle a mis hijos que sólo con el esfuerzo logras grandes cosas, que las elecciones que tomen repercutirán en un tiempo más adelante. Que espero que mi hijo elija salir a jugar fútbol con sus amigos a quedarse encerrado en su habitación jugando X-box, que mi hija elija salir a pasear conmigo a ver series toda la tarde. Pero no sólo quiero decirles, quiero que lo vivan y logren alcanzar sus sueños. Elige estar bien, elige regalar sonrisas, elige abrazar a los que te rodean.

Nada esto tiene precio, es gratis y lo puedes hacer. Necesitamos que nos sucedan cosas extraordinarias. Empieza a hacer cosas pequeñas y en unos meses hablamos.

Comentarios