El verdadero precio de regalar mascotas

Arturo Maximiliano García

Estamos en la época más emblemática para hacer regalos a nuestros seres queridos. La gama de regalos va desde productos meramente significativos de la ocasión como una tarjeta de felicitación o unos dulces, hasta lo que la cartera o el crédito de las tarjetas alcancen a comprar, como un automóvil o viajes exóticos, todo dependiendo de la capacidad adquisitiva del que regala o de la responsabilidad o irresponsabilidad de quien obsequia.

También puede ir desde algo material a un ser vivo, aunque a veces para algunas personas es muy complicado distinguir entre uno y otro. Y es que el comercio de mascotas, principalmente perros, gastos, peces, aves y animales exóticos es muy socorrido por quienes quieren hacer un regalo en estas y otras fechas.

La expresión de sorpresa, ternura y muchas otras emociones no se dejan esperar por parte de quien reciben este tipo de regalos, particularmente por los menores quienes sucumben ante la novedad de la mascota sobre todo si se trata, como comúnmente lo es, de cachorros o animales prácticamente recién nacidos.

En principio los gastos son mínimos y se tolera con gracia aun hasta el hecho de que hagan sus necesidades en algún lugar de la casa, pretextando que son pequeños.

Aceptar una mascota es fácil, porque no se reconoce o no se sabe la responsabilidad y el gasto que requiere tener a una mascota y particularmente tenerla en condiciones humanas, lo cual implica dos activos importantes para el hombre, tiempo y dinero. Aquí algunos detalles del SÍ ACEPTO:

  • Alimento. Recientemente nuestros legisladores, al menos la mayoría, decidieron que el alimento para mascotas debería ser gravado con un IVA del 16%, lo que hace más caro mantener alimentado apropiadamente a un perro o un gato. Aun suponiendo que no compres este tipo de productos el animal tiene que comer algo y eso cuesta.
  • Destrucción del inmueble. Claro que las mascotas pueden ser educadas, obvio con el método correcto que debe excluir las patadas y otro tipo de golpes. Dependiendo del animal que aceptemos o regalemos a nuestros hijos, suelen en el procesos de aprendizaje rasguñar o morder muebles, hacer alguna necesidad en tapetes, alfombras o colchas. Si los tienes en el jardín existen alguna posibilidad de que hagan destrozos en plantas y pasto.
  • Limpieza. El tiempo es dinero dice el dicho. Bueno pues tener una mascota requiere en muchos casos por lo menos tomarse un tiempo para bañarla o contratar que se haga este servicio por un tercero. La caída de pelo es común, lo que implica más trabajo en casa de barrido por lo menos.
  • Esparcimiento. Pasear a un perro es un tema indispensable y la menor muestra de humanidad con tu mascota ya que principalmente los perros de cierto tamaño no deben estar en espacios reducidos ya que afecta su salud. Te puedes imaginar tú moviéndote gran parte de tu vida en un espacio reducido sin poder salir de él.  Recuerda que esto implica tiempo y/o dinero.
  • La salud y el veterinario. Aunque hay quienes piensan que las mascotas sólo se vacunan y serán sanos toda la vida, estarías impresionado de la cantidad de cuidados y revisiones por parte del veterinario. Desde hongos hasta tumores, enfermedades en huesos o atenciones por accidentes.
  • No abones al problema.  En México hay millones, si leíste bien, millones de perros callejeros producto de la irresponsabilidad y el descuido humano. No es sólo un tema de si sientes compasión por ellos sino que implica un gasto para la autoridad municipal, a la que pagas tus impuestos, ya que por lo menos se requiere de perrera municipal, camionetas con personal especializado en animales callejeros y que el departamento de limpieza trate de quitar, como si fuera posible, todo el excremento y la basura que generan los perros y gatos de la calle.
  • NO ACEPTES, NO REGALES!!!!  Si no estas dispuesto a invertir este tiempo, cuidados y dinero en la mascota que te están regalando o no crees que la persona a la que le regalas, principalmente los niños, este dispuesta a hacer este esfuerzo lo más responsable y humano es NO regalar un ser vivo.

Piensa en tu bolsillo y piensa con algo de humanidad antes de regalar o aceptar una mascota. Si este artículo evita la compra de un solo cachorro en estas condiciones habrá valido la pena su publicación. Hay miles de otros regalos que generan gusto y la misma sensación de felicidad sin las consecuencias que te platicamos.

Comentarios