El valor de la creatividad

José Manuel Presno Ozaeta

Las primeras preguntas que surgen al hablar de Creatividad son: ¿nacemos o nos volvemos creativos?, ¿aplica la creatividad para toda actividad humana o solo para algunas?, ¿puedo incrementar mi capacidad creativa?

La creatividad es un comportamiento reflejado en pensamientos, conductas, productos y servicios que se vuelven útiles o relevantes por romper con el contexto de algo de forma original o simplemente diferente. A ésta la calificamos por la relevancia o valor que un grupo social le otorga, al mismo tiempo que es contextual, ya que lo que para unos tiene valía, para otros no necesariamente, o no con la misma intensidad.

Observándola como herramienta de uso diario, es la capacidad para enfrentar o resolver diversas situaciones. Desde este punto podemos considerarla un proceso, por lo cual para echar mano de ella una vez que surge una necesidad no hay más que fijar un objetivo claro, preciso y vital. Lo que sucederá es que nuestro cerebro buscará que ambos hemisferios trabajen de manera conjunta para encontrar un equilibrio perfecto entre lógica y creatividad, consiguiendo ideas o pensamientos “fuera de la caja”.

Planteo estos conceptos para afirmar que la creatividad puede ser estimulada siempre que sea necesario producir una idea o respuesta nueva que resuelva un problema o alcance una meta y el resultado provenga de forma original explotando al máximo una capacidad. Esto significa que la creatividad pide llevar al límite nuestras capacidades, correr riesgos mientras buscamos alternativas y nos requiere cierto grado de dominio sobre el área que estamos resolviendo.

La creatividad nos requiere reformular ideas y puntos de vista, imaginar cosas posiblemente inexistentes a los ojos de la mayoría. Romper estructuras, posiblemente algunas veces cuestionando esquemas, rompiendo temores y generando esperanzas para una vez replanteadas, hagan sentido a otros adoptándolas como un uso natural.

Algunas sugerencias para fomentar la creatividad son:

Pensar fuera de lo habitual. La idea es observar con otros ojos la realidad y buscar la forma en que puedo “darle la vuelta” al mundo en que vivo.

Haz conexiones entre cosas que aparentemente no tienen nada en común: ¿Cómo llegan los creativos de cómics, películas animadas y películas de ficción al nacimiento de personajes fuera de la realidad? Muchas veces fusionando cosas que aparentemente son excluyentes o no tienen relación alguna.

Afina la búsqueda. Al observar una meta, desmenúzala. Ver un gran objetivos por segmentos definidos, permite volver alcanzable un objetivo que pareciera imposible. Algunos tips que me ayudan a detallar lo que tengo: anota toda idea que vaya surgiendo, pregunta, corre la voz con especialista sobre la idea que estás cocinando, pide ayuda cuando te atores (especialmente si requieres a un especialista sobre cierto tema), visualiza tu éxito, otórgate recompensas conforme vayas obteniendo avances significativos del proyecto.

Enfrenta las cosas que te asustan: el miedo es un bloqueador natural de la creatividad. Este nos impide ir más allá, cruzar fronteras y romper la comodidad que nos hace sentarnos en la misma vista de todos los días.

*Instructor vivencial y conferencista de vida.

Comentarios