El tri, sin ambición

Ignacio Silis González

Hoy para nada podemos sentirnos orgullosos de que nuestra selección nacional este en semifinales de la Copa de Oro, un penal dudoso a favor cuando ya se jugaba en los segundos finales de los tiempos extras, ojalá Miguel Herrera refutara en contra del arbitraje y saliera a decir que en esta ocasión no era penal y que México se vio beneficiado con la marcación del mismo.

Si bien es cierto México mereció la victoria, en varias ocasiones tuvo oportunidades claras de gol en los botines de Oribe Peralta y sobre todo de Carlos Vela , a pesar de un equipo costarricense que se defendió e intento atacar por las bandas en especial Joel Campbell quien por momentos hizo ver mal a la zaga mexicana y en especial a Jonathan dos Santos quien en una jugada se colgó prácticamente de la playera del delantero de Costa Rica, este lo arrastró y dejo en el camino y por poco y anota un gol de antología .

Pero analizando al cuadro nacional volvió a jugar con tres centrales fijos: Diego Reyes, “Maza” Rodríguez y Yasser Corona quienes realmente se veían rebasados en velocidad en especial Reyes quien se notaba lento y sin reacción , dos carrileros por las bandas Miguel Layún y Paul Aguilar quienes aportaron en velocidad y despliegue pero nunca pudieron concretar un buen centro con ventaja al compañero, por lo cual su esfuerzo fue en vano al no crear situaciones con opción de gol, un solo medio de contención… Jonathan dos Santos quien siempre estuvo solo en la recuperación del balón, por lo cual el soporte y espina dorsal del cuadro mexicano siempre estuvo quebrantado por la superioridad numérica de los ticos en esa zona.

Los enlaces fueron Héctor Herrera por el lado derecho , quien la verdad denota una baja sensible de juego en comparación a como terminó jugando en el Porto de Portugal en donde incluso fue nominado a ser el mejor del cuadro lusitano durante este torneo pasado, se le nota fuera de ritmo y fuera de concentración, por el lado izquierdo Andrés Guardado fue quien intentó ser el punto de desequilibrio y se notó al desequilibrar por ese lado varias veces con peligro, arriba ni Carlos Vela ni Oribe Peralta pudieron concretar opciones muy claras de gol, se nota la presión de los últimos días , las fallas fueron de frente a la portería , prácticamente a bocajarro y que tal vez en el torneo que cada uno juega y guardando proporciones son jugadas de las llamadas de rutina para ambos. Guillermo Ochoa realmente solo al inicio del partido se vio apurado, se notaba que era el más sereno del equipo nacional.

Pues bien una victoria amarga, sin sabor, pero al fin de cuenta victoria ,,, de esas que en lugar de dar satisfacciones preocupan. Que si México puede ser campeón?... por supuesto que si al igual que los otros 3 semifinalistas, el problemas es descifrar como pudiera serlo, sin idea, ni táctica ni mucho menos un estilo definido en lo futbolístico.

Si señores nuestra selección pasa por un bache que creo tiene un trasfondo y no solo es culpa de Miguel ni de los jugadores, hace tiempo que Héctor  González Iñarritu se ha visto rebasado por el entorno mediático de esta selección, parece que nunca podrá llenar el hueco que dejo Ricardo Peláez quien durante la etapa de Miguel Herrera en el América y en el proceso en donde se consiguió el boleto al pasado mundial ante Nueva Zelanda, Ricardo fue quien tal vez  logro estabilizar al “piojo” en todos los sentidos, hoy se nota esa falta de Peláez en un entorno directivo, social y deportivo en donde hoy Miguel Herrera luce descontrolado y sin rumbo.

Excelente martes a todos los lectores universales.

Que tengan una semana llena de bendiciones, paz y salud.

 

Comentarios