El tiempo del valor agregado de Querétaro (Primera parte

La cantidad de investigadores per cápita, la diversificación de las industrias y sus respectivos retos tecnológicos son solo algunos de los valores con que nuestra entidad recibe a los que deciden detonar o ampliar su actividad productiva
09/04/2019
07:59
-A +A

El viernes pasado tuve la fortuna de que me invitaran a comentar brevemente sobre un libro que presentó la Fundación Universitaria de Derecho, Administración y Política S.C. (FUNDAp). El texto, titulado Fatiga de Altos Ciclos en Materiales, una visión hacia las estructuras aeroespaciales, producto del esfuerzo de dos jóvenes investigadores mexicanos, el Dr. Rubén Pérez Mora y el Dr. Mauricio Torres Arellano, esta dirigido a noveles estudiosos de la ingeniería mecánica, aeronáutica y de materiales, así como a diseñadores y profesionales de la manufactura. 

Los doctores Pérez y Torres, investigadores del Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas (CENTA), consorcio especializado en servicios y desarrollo tecnológico para el sector aeroespacial incubado por el CIDESI (Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial) presentan trabajo de investigación asociada a la fatiga de materiales sujetos a altos ciclos de solicitación mecánica, con ejemplos e información gráfica y estadística sobre este tema tan poco abordado en la literatura científica en español.

El libro es muy útil y sobre todo pertinente desde el punto de vista técnico, pero sobre todo desde el aspecto y evolución temporal que hoy vive México y particularmente Querétaro. Es en esto último en lo que quiero enfatizar en la primera entrega este martes #DesdeCabina, el momento que Querétaro y que nuestro país vive para detonar actividades de mayor valor agregado en una diversidad de sectores.

Para abordar el momento y en particular para el sector aeroespacial queretano, quiero compartir una anécdota que vivimos algunos —que aun andamos circulando por aquí—, en los albores del renacimiento del sector en la entidad.

Recién habían transcurrido un par de años desde la llegada de unos OEM´s (Fabricantes de Equipo Original, por sus siglas en inglés) a la entidad cuando fueron convocadas tales compañías para discutir, junto con los centro de investigación y desarrollo tecnológico e instituciones con actividad de investigación aplicada en la entidad, sobre las necesidades de investigación y desarrollo tecnológico que dichas compañías iban a requerir; la insistencia de los investigadores y directivos de los centro al inquirir a los representantes de las empresas fue tal que en un momento de la conversación, estos últimos, expresaron abiertamente que por el momento ellos estaban enfocados en la producción y en generar confianza a sus corporativos respecto de la decisión de invertir en Querétaro. La inquietud imperó en la sala, por no decir que el desánimo.

Años después, con la evolución natural para un sector cuya consolidación es a razón misma del ciclo de vida de sus productos, de largo plazo, y con las decisiones, la consistencia en el apoyo a las políticas públicas de las administraciones federales y estatales, podemos encontrar avances ya significativos respecto del momento que hoy, con más dirección vive nuestro estado entregando mayor valor agregado a la manufactura y servicios que se llevan cabo en la entidad.

Sin embargo, señalar que muy recientemente se hacen actividades de nivel científico o tecnológico para diversos sectores, es bastante desmerecedor en razón de las capacidades con que cuenta el estado desde hace algunas décadas; la importante concentración de centros de investigación y desarrollo tecnológico públicos y privados, la cantidad de investigadores per cápita, la diversificación de las industrias y sus respectivos retos tecnológicos son solo algunos de los valores con que nuestra entidad recibe a los que deciden detonar o ampliar su actividad productiva. CONTINUARA… 

 

@Jorge_GVR

Comentarios