El Robben de la política

Manotazo y tres patadas

y caer en área chica.

Un lenguaje de charadas

y actitud de pica pica.

 

Sollozar a la primera

que recibes un rozón.

Con un alma muy teatrera,

convertido en un llorón.

Ofenderse por lo menos,

y acusar por ruido hacer.

Con sus juicios no serenos

un relajo así encender.

Es la grilla futbolera

trasladada al ring grillero.

Opinión no muy certera

convertida en un mugrero.

Cuántos hay igual que Robben?

que con trampa al lloriquear...

estrategia no muy joven

que los lleva a más sonar.

Periodista

 

Comentarios