El rival a vencer

Eduardo Chávez

Por un lado tenemos un plantel con “europeos” que pueden incomodarlos y por otro, está el reciente duelo de la Copa Confederaciones en donde nos pasaron por encima 4-1.

Hay de rivales a rivales y a México le tocará enfrentar al más temido: Alemania.  El actual campeón del mundo está rankeado en primer lugar según la FIFA y debutará ante el Tri en el Mundial el 17 de junio.
La frase “le tocó bailar con la más fea”, bien aplica para México en Rusia 2018. Viéndolo positivamente jugaremos ante el rival más poderoso en fase de grupos y no en una eliminación directa. Tenemos antecedentes contra ellos en Copas del Mundo y todos los partidos los hemos perdido (Argentina 78, México 86 y Francia 98). 

Pero, ¿cómo jugarles? Al tú por tú buscando el triunfo o con un planteamiento conservador en busca de no recibir muchos goles y si se puede, rescatar el empate.

Ambas posturas son válidas, por un lado tenemos un plantel con “europeos” que pueden incomodarlos y por otro, está el reciente duelo de la Copa Confederaciones en donde nos pasaron por encima 4-1.

Alemania llegará con uno de los mejores planteles del mundo, tan es así, que si mandaran un selectivo alterno tendría tanta calidad que también haría un buen papel, lo vimos en la Copa Confederaciones en la que quedaron campeones con su equipo “B”. 

Haciendo un análisis del posible plantel de Joachim Löw, tienen un equipo con la portería bien resguardada con Bernd Leno, Ter Stegen y Kevin Trapp, cancerberos de altísimo nivel. La defensa es tal vez la línea menos fuerte porque en general son jugadores que vivirán su primer Mundial, a excepción de Boateng y Hummels.  En el mediocampo se combina perfectamente la experiencia con la juventud teniendo en la baraja de opciones a jugadores de primer nivel, incluso en la banca; adelante cuentan con futbolistas prácticos que tienen constantes ocasiones a gol.

Esta Alemania pinta para tener un gran Mundial, el juego en conjunto es su gran fortaleza y en posiciones puntuales tienen a jugadores que marcan diferencia. Los teutones, fieles a su ideología, buscarán el título con la misma hambre de triunfo y disciplina que los caracteriza. 

Comentarios