El retrato y su origen | Querétaro

El retrato y su origen

Nayeli Rosas

María de Asís, una importante restauradora, residente en nuestro estado, me hizo darle mayor importancia al tema de los retratos y sus orígenes, los cuales los vemos de manera muy cotidiana, pero poco sabemos qué hay detrás de cada cuadro o de cómo comenzó esta idea de realizar retratos, así como hablar sobre las técnicas y los significados de cada obra y  la historia de fondo.

Podemos definir al retrato como una expresión plástica, en donde se puede apreciar a través de la pintura, escultura o fotografía, la expresión de la cara aunque también se puede abarcar el cuerpo completo, ahí se rescata la personalidad y el estado de ánimo de la persona. Esta corriente comienza a partir del siglo V a. C. sobre las monedas de los reyes persas, después de la muerte de Alejandro Magno, alcanzando un desarrollo impensable que perdura hasta nuestros días.

La mentalidad cristiana negaba la individualidad y se hacían retratos de donantes a través de retratos a los papas; en el siglo XVI, se cambia la forma de hacer obras a una base de madera en los lienzos, este cambio se da poco a poco porque el lienzo era más escaso que la madera, pero sirvió de mucho ese cambio porque se evitó que se agrietaran las obras con la base de madera.

Los cuadros realizados por los flamencos manieristas, como Jan Van Eych, fungen como precursores en Flynders, ya que usaron el óleo, como vemos en la obra Hombre con turbante, estas tuvieron mayor perfeccionismo, debido a la visión de capa tras capa lo cual les permitía modificar la obra a su gusto a mayor detalle, lo cual se sigue utilizando en los retratos de hoy en día.

Los pintores como Leonardo y Rafael fueron excelentes retratistas, un claro ejemplo es la obra que le realiza a Cecilia Galerina, en La dama del armiño, que es uno de los más bellos que hace Leonardo, sin olvidar el enigmático retrato que le hace o al menos eso creemos a Lisa Gherardini, mejor conocido como la Mona Lisa, es, según Giorgio Vasari, una obra que Leonardo no entregó y fue intervenida durante toda su vida, siempre la veía y la intervenía cada que ponía, utilizaba el esfumato con gracia y sutileza, lo que hace resaltar la belleza del rostro.

Rafael, por su parte, utilizó una técnica majestuosa que resalta a Maddalena Doni Strozzi de 1506, esta obra ubicada actualmente en la galería de los Uffizi, otros artistas más comenzaron a utilizar el trampantojo con los rasgos definidos como Agnolo Bronzino.

Hay tanto que contar sobre los retratos y artistas que tal vez no terminaría aquí; María me ha ayudado a ver detalles que antes no veía, a notar a mujeres retratistas como Sofonisba Anguissola, quien comenzó pintando a su familia para practicar, y no imaginaba que la llevaría a retratar grandes escenas con una técnica de primer nivel.

Y si seguimos avanzando, qué   me dicen del magistral retrato que hace Rembrandt, quien pintó un centenar de retratos, con él podemos ver cómo pasan los años a través de sus obras, en donde vemos su dominio Caravaggista, con el dominio absoluto del claroscuro. No sólo hace retrato individual, sino también colectivo, a quien por cierto podemos ver todavía en la CDMX hasta el 31 de julio, con el retrato de Palas Atenea, obra que se expone por primera vez en México, con motivo al 40 aniversario del Museo de Arte; Rembrandt retrata a Hendrickje Sttofels, quien fuera su compañera sentimental, además de madre de su hija Cornelia, y musa de sus últimos retratos de manera “clandestina”.

 

Twitter: @nayelirosasb

Comentarios