15 / junio / 2021 | 07:39 hrs.

El principio del fin

Ana Patricia Fernández

Pareciera que hace apenas unos días, contábamos en cuenta regresiva las horas y los minutos para que diera inicio la tan esperada Copa del Mundo 2014 en Brasil y el pentacampeón del mundo se vistiera de manteles largos para recibir el evento, sin embargo, los días han pasado tan rápido que ya ha comenzado el principio del fin. En poco menos de 48 horas sabremos quién se llevará la gloria del país carioca, esa misma gloria que desde que se escogió a Brasil como sede del mundial 2014, se pensó que permanecería ahí al finalizar el campeonato.
Para Brasil, el mundial terminó mucho antes de lo esperado y fueron humillados por una verdadera máquina de hacer goles, la selección alemana que se dio el lujo de esperar hasta las semifinales del torneo para mostrar su verdadero nivel.
Pero más allá de que el gran anfitrión se quedara con las ganas de bordar la sexta estrella en su jersey, la competencia tiene que seguir y el espectáculo tiene que continuar, pues, claramente, casi un mes repleto del deporte más maravilloso del mundo no ha sido suficiente.
Este próximo domingo nos espera una nueva historia, una hoja en blanco que alemanes y argentinos se encargarán de llenar mientas que el mundo entero se deleita con derroches del mejor futbol del mundo.
LOCOMOTORA TEUTONA
Alemania apareció hasta semifinales ¡Y de qué manera! Humillando y ‘despachando’ de su propia casa a Brasil, siete goles les metieron y con hambre de más esperan a Argentina en el mítico Maracaná.
Quizá la gran ventaja que tiene la selección alemana es que, a diferencia de Argentina, Brasil o Portugal que dependen de una estrella y todo el equipo juega para esta, los alemanes son un gran equipo que juegan en conjunto para el bien común.
Finalmente el futbol se trata de eso, de equipos completos. Pues las individualidades ganan medallas, pero los equipos ganan campeonatos enteros, y es ahí donde Alemania podría encontrar ese peso en la balanza que se incline a su favor.
SUEÑO ALBICELESTE
En la forma más literal del verbo, Argentina ha pasado “caminando” a la final del mundial, y es que el fútbol que ha desplegado la selección de Lio Messi no ha sido lo que se esperaba. Más allá de eso, Argentina no ha necesitado de las genialidades de su capitán o de la magia que generan Ángel Di María o Sergio ‘Kun’ Agüero para llegar a la instancia en la que se encuentran.
Lo cierto es que, sin importar las formas, Argentina logró superar la barrera de los cuartos y después de 24 largos años se encuentran una vez más en la final, y una vez más ante Alemania.
Quizá el “ahora o nunca” ha llegado para el astro argentino. Brasil 2014 es la oportunidad más grande que tiene Lionel Messi para deshacerse de la gran losa que ha  sido para él, no ganar el único trofeo que le falta: La Copa del Mundo.

Comentarios