14/04/2019
07:27
-A +A

“Bartlett el mentiroso”, fue el título que eligió el periodista Darío Celis para su columna en el diario El Financiero del pasado 25 de marzo. La explicación para esa manera de expresarse fue la siguiente: “El nuevo director de la Comisión Federal de Electricidad, ex secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid, se ha dedicado a enredar al líder de la 4T en una disputa sin sentido y basada en mentiras…ha pretendido convencer a AMLO de rescatar el uso de combustóleo y carbón como fuentes generadoras de energía versus el gas natural, más barato, eficiente y amigable al medio ambiente.”

Este periodista no es el único que considera que al presidente le dicen mentiras y verdades a medias o de plano no le dicen las cosas: “El presidente está muy mal informado en el tema de seguridad” dice María Elena Morera, “Está mal informado y los asesores se equivocaron pues México no está en bancarrota” dice José Manuel Gómez Vázquez,“No tiene toda la información o está siendo mal informado sobre los órganos reguladores”, dice Marco A. Mares, “Está mal informado sobre las estancias infantiles” dice la directora de ese programa, “Integrantes del gabinete ocultan información al presidente”, dice el líder de la CTM, “Creo que han mal informado al presidente” dice Jordy Herrera, “Hay escasa comprensión de cómo funcionan los organismos autónomos” dice un académico, “Le dieron mal las cifras” dice una organización de la sociedad civil, “Le armaron un mal diagnóstico” afirma un empresario.

Quienes así se expresan, suponen que si el presidente estuviera bien informado, no diría algunas cosas que dice y no permitiría que se hagan algunas cosas que se hacen. Por ejemplo, aceptar la propuesta de su secretario de comunicaciones sobre los aeropuertos que van a sustituir al de Texcoco, o la del director de la CFE sobre abandonar el gas natural y generar energía eléctrica con carbón, algo a lo que todo el mundo civilizado se opone por caro y por el daño que le hace al medio ambiente, o la de cerrar las estancias infantiles so pretexto de corrupción, o la de permitir que se deje de pagarle su salario a los médicos residentes de hospitales públicos (“la mejor gente de México” dice con razón Ciro Gómez Leyva), o que sigan en huelga varias universidades y no hacer nada por resolver sus conflictos, o que se nos diga que el combate a la delincuencia está teniendo éxito gracias a la estrategia implementada de mayor presencia de las fuerzas federales, siendo que según las cifras, este trimestre es “el más violento en la historia de México”.

Pero… ¿será cierto que el presidente no sabe?

Recuerdo lo que alguna vez salió a la luz sobre la revolución rusa: cuando los campesinos morían de hambre porque no había trigo, pedían que se lo dijeran a Stalin, convencidos de que si él lo supiera, haría por resolverlo. Nunca imaginaron que su amado líder sí lo sabía y que de hecho, había sido él mismo quien había decidido venderle el trigo a occidente.

Cuento esto, porque estoy segura de que también en México el presidente sabe. Quizá es lo que quiero creer porque me horroriza pensar que no sea así. Pero me baso en que aunque habla mucho, hay asuntos sobre los que no dice nada y esos son precisamente y no por casualidad, las cuestiones más serias, las que realmente afectan. Lo vemos irse por los escandalitos que distraen a la opinión pública, por las descalificaciones a las personas, los dicharachos y burlas, pero callar sobre cuestiones muy significativas.

Pero entonces, si de verdad sabe, lo que me horroriza es que permita a sus colaboradores tomar decisiones con una visión de las cosas muy vieja y muy fuera de la realidad de hoy, como es el caso de todas las que mencioné arriba, y en las que además, poco les importa a dichas personas lo que desperdician o echan a perder con tal de poner en práctica sus ideas (esto es un decir, pero no se me ocurre otra palabra).

 

 

Escritora e investigadora en la UNAM

 

 

Comentarios