El poder de los errores, la educación y el cambio climático

28/01/2020
08:40
-A +A

Equivocarse es inherente a la condición humana, sólo aquellos que no hacen, que permanecen estáticos pueden “evitar” equivocarse aún cuando dicha inmovilidad pueda significar un error por sí mismo.

Lo que hemos hecho al planeta a lo largo de la historia de la humanidad y más particularmente en los últimos 260 años -algunos teóricos consideran el inicio de la primera revolución industrial como el hito que marcó el comienzo de la debacle climática mundial-, es un gran error o conjunto de errores que hoy ponen a la humanidad, y a la supervivencia de la especie humana como la conocemos, contra la pared.

Según datos de la Secretaría de Energía, al ritmo que nuestro país consume los hidrocarburos para mantener a la economía actual, en menos de diez años agotaremos las reservas con que el país cuenta, y dependeríamos, casi en su totalidad, de la importación de combustibles (que ya hacemos hoy de manera importante). Esta realidad según describen expertos es producto de la lógica en la que la humanidad ha planteado su modelo de desarrollo económico, el cual contempla una explotación desmedida y con poca conciencia de la utilización, generación y utilización de energías verdes.

El día de ayer lunes 27 de enero, se llevó a cabo la 1er Reunión Sobre Cambio Climático y Transición Energética de las Instituciones Públicas de Educación Superior de nuestro país. La sede, el Centro Universitario de

Tonalá de la Universidad de Guadalajara, institución activamente comprometida con la incorporación de tecnologías y energías limpias en su campus, pero sobre todo, como lo mencionó su Rector, la mejor evidencia que las instituciones de educación pueden mostrar de su compromiso con el cambio climático y la transición energética es, palabras más palabras menos, “... la transición de la mentalidad que los jóvenes universitarios deben de tener hacia el planeta y la utilización de energías alternativas en los nuevos modelos económicos y sociales ...”. La apuesta es mas que clara,  inmediata.

Esta interpretación que doy al mensaje del Rector de la U de G, sobre el legado de la educación, y la responsabilidad que tenemos las instituciones de educación superior, hacia el planeta, fue el origen de la reflexión de este martes #DesdeCabina. Más aún, cuando el pasado viernes 24 se conmemoró un aniversario más del Día Internacional de la Educación proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y en donde particularmente se ha declarado que “la celebración de 2020 colocará a la educación y al aprendizaje como el mejor recurso renovable de la humanidad y reafirmará su papel como derecho humano fundamental y bien público; el aprendizaje conduce al empoderamiento de los pueblos, a la preservación del planeta y a promover la paz. El discurso es consistente y sobre todo urgente respecto del papel que tiene la educación en la modificación de la realidad que vivimos como especie.

Debemos aprender de los errores que hemos cometido y el daño que hemos causado al planeta durante décadas, y con el poder de estos errores, la experiencia que han traído a la humanidad y la urgencia del caso, no solo debemos actuar rápido, sino que además debemos hacerlo de la manera correcta. Educación para la transición de conciencia y acciones por el cambio climático es el nombre del reto. Vayamos todos. 

Rector de la Universidad Aeronáutica de Querétaro

Mail: [email protected]

Twitter: @UNAQmx

Comentarios