30/09/2019
06:24
-A +A

Inicio mi aportación de esta semana desde la congruencia que nos caracteriza a los representantes de Morena, es increíble que la histórica lección que el pueblo le dio en el 2018 a la naciente oposición , no haya sido suficiente para que iniciara un cambio de raíz en la forma de hacer política en nuestro estado.

En Querétaro continuamos siendo testigos de cómo el servicio público se sigue disfrazando de culto a la imagen, de continua promoción, de arcaicas prácticas políticas que condicionan el bienestar popular con ser una sociedad clientelar. Les pregunto a todos y qué lejos estamos de seguir el ejemplo que el gobierno de México nos está poniendo a lo largo y ancho del país y qué cerca estamos de toda la vieja política, aquella que enriquece a una minoría y que tiene como objetivo empobrecer a la mayoría de las y los queretanos que todos los días trabajan sin descanso alguno por sacar adelante a sus familias.

Hoy Querétaro busca ser ejemplo a nivel nacional, pero la pregunta es ¿ejemplo de qué?, ejemplo de omisión, de poca sensibilidad de invisibilización del conflicto social y de una inseguridad que desde hace años se encuentra albergada en nuestro estado y que hasta la fecha se niega a capa y espada. Si aspiramos a ser ejemplo a nivel nacional e internacional, tenemos que empezar por reconocer a nuestros desaparecidos y el nulo acompañamiento que viven las familias por parte de las autoridades. Es pertinente dejar de matizar la violencia de género que viven las queretanas todos los días, es imprescindible visibilizar, aceptar y trabajar en pro de la erradicación de los feminicidios en nuestro estado y sobre todo reconocer que la repartición de la riqueza continúa siendo por de más desigual y que desafortunadamente para aquellos que con sus impuestos nos mantienen, continúan careciendo muchas veces hasta de los servicios básicos.

Hoy como representante del pueblo mi papel es estar al margen del acostumbrado aplausómetro y ser crítico ante el trabajo que se ha realizado en cuatro años de gobierno estatal y sobre todo cuestionar la fecha de cumplimiento de todas aquellas promesas que no han sido cumplidas, porque como popularmente se dice, el tiempo apremia y prácticamente estamos en el ocaso sexenal de la actual administración y el pueblo queretano aún espera resultados de todas aquellas propuestas que fueron sencillas de vociferar pero que parece imposible que se vuelvan una realidad.

Todavía los queretanos recordamos un audio que recorría las redes sociales en donde se invitaba a los transportistas a poner patas para arriba el estado y lo que es la vida, hoy el transporte público es una de las grandes problemáticas que se viven en nuestra entidad, no solo el servicio es de pésima calidad en cuanto a las condiciones de las unidades y la descoordinada circulación de las mismas, sino que el aumento desmedido en el costo del pasaje y el robo que existe en las estaciones de cobro son las nuevas penurias que tienen que vivir los y las ciudadanas de nuestro estado.

Basta de continuar con la repetitiva versión de que en Querétaro no pasa nada, pasa y mucho, tan solo 3 de cada 10 ciudadanos han sufrido delitos como robo total o parcial de vehículo, a casa habitación, asalto en calle o transporte público. Estamos ante una delgada línea donde o se actúa de manera eficaz e inmediata o viviremos una crisis social sin precedentes en nuestro estado.

Concluyo mi participación reafirmando mi compromiso con el pueblo de Querétaro, como representante popular estaré atento a los trabajos que se realizan en nuestro Estado y cuando estos cumplan con las necesidades de la ciudadanía se le reconocerá, pero mientras se siga defraudando la confianza de los queretanos, se señalará de manera responsable con el único fin de exigir los resultados prometidos desde el inicio de la administración.

 

Coordinador del Grupo Legislativo de Morena en Querétaro

 

Comentarios