¡El médico ya tiene quien le ayude!

Mario Antonio Morales

a tecnología coadyuva a un modelo de negocio noble desde su concepción. Un robot multicolor bautizado como Benebot, será el vigía de niños saludables en su retorno escolar y esa convivencia impedida por más de un año.

Un joven matrimonio, radicado en Querétaro, orientó su capacidad empresarial hacia el continente asiático; logrado su segundo hijo, la preocupación fue en aumento, ¿cómo protegerlos ante una nueva normalidad?

Cuando muchos vieron en la importación de diversos productos —cubrebocas, tapetes sanitizantes, gel, pruebas rápidas de Covid— el negocio inmediato, esta pareja fue mucho más, pero mucho más allá.

Buscaron una tecnología de alto rendimiento y tiempo de uso que, si bien no sustituye al médico, la inteligencia artificial en un robot superhéroe representará para los niños una revisión primaria de su salud que no fuera invasiva, —después de meses de tanto trauma que significó el encierro— y que este chequeo preventivo asegurara precisión y con ello, evitar el contagio de enfermedades y tener la atención oportuna.

Diter y Erika, lograron entrevistarse con directivos de Walklake una las marcas más reconocidas en la creación de robots de inspección sanitaria aplicada en la salud infantil. La confianza mutua se logró de inmediato entre los empresarios chinos y mexicanos.

Se alcanzaba el acuerdo comercial con una firma certificada, con un producto patentado y probado, y que, en México, ya cumple con toda la normatividad requerida. El entusiasmo no podía ser menor, se sellaba la sinergia con un líder en ciencia y tecnología y nuestro país, sería el primero en América Latina, cuando ya 30 mil escuelas en el mundo gozan de esta tecnología de punta.

El matrimonio Camarena acelera trabajo con distribuidores oficiales en toda la República Mexicana, a partir de sedes o showroom en ciudades como Monterrey, León, Torreón, Mérida, Ciudad de México, Oaxaca, Guadalajara y la matriz en Querétaro. Desean se manifieste el apoyo de gobiernos y fundaciones y así, poder llegar a poblaciones marginadas para que, a través de donaciones, los niños puedan convivir en sus escuelas bajo un ambiente saludable.

Benebot tiene esa inteligencia artificial, en un software que ofrece hasta tres módulos de revisión de la salud de los pequeños; automatiza y acelera chequeos luego de medir y registrar datos de temperatura corporal y síntomas anormales de los escolares antes de incorporarse a las aulas.

Los empresarios mexicanos decidieron ofrecer planes de financiamiento a este robot inteligente Benebot, también tienen convenios con centros escolares a precios especiales y aseguró Diter, que han apostado porque esta tecnología aplicada a la salud sea accesible.
De sus aliados o socios comerciales, dijo que han recibido todo el apoyo como la capacitación, inventario en refacciones, herramientas técnicas etc.  Esta tecnología sanitaria tiene una efectividad del 97%.
Así pues, basta una tarjeta inteligente que se distribuye en cada uno de los escolares y que ante al robot multicolor coloque sus manos, boca, ojos y frente, y se tendrá a un “amigo” en la prevención de la salud.
¡Qué tiempos! Será parte de nosotros, el convivir, adaptar y adoptar a esta noble robótica.
[email protected]

Comentarios