Opinión. El ego del megalómano presidencial | Querétaro

Opinión

Opinión. El ego del megalómano presidencial

Paul Ospital Carrera

A cambio de sus triunfos, les pide llenar las calles de la Ciudad de México

La marcha del domingo pasado no fue más que un gran ejercicio de movilización gubernamental para llenar el ego insaciable de un megalómano que tenemos como Presidente.

Entonces ¿Cómo llamarle a la marcha que convocó el presidente Andrés Manuel López Obrador? Me parece que muchos, de manera errónea, llaman la marcha de los acarreados, porque la gente no fue por su propia voluntad, sino a cambio de algún pago.

Otros le llamaron la marcha de la revancha, porque el presidente se enojó mucho por el ejercicio de hace quince días que realizó la sociedad civil para proteger al INE.

Pero yo le propongo a usted que le llamemos la marcha del agradecimiento. ¿El agradecimiento de quienes? De presidentes y presidentas municipales, de gobernadores y gobernadoras que hoy ganaron sus elecciones, gracias al presidente Andrés Manuel López Obrador, gracias al partido político Morena.

El presidente es un presidente altísimamente popular, lo sabemos, dejó en su momento al PRD, fundó su propio movimiento, lo convirtió en partido político y solamente cuatro años después de fundarlo, ganó la presidencia de la República.

Hoy ese partido, y así lo marcan todas las encuestas, es el partido con más aceptación y con más proyección de votos hacia el 2024.

Hoy candidatos y candidatas sin historial, que pueden no conocerlo los ciudadanos o que no gocen de prestigio público, solamente por ir con las siglas de Morena, han ganado elecciones. Y claro, como diría el presidente, “Amor, con amor se paga”, él, su movimiento, su marca, hizo que ganaran muchos en todo el país. Es pura reciprocidad.

Hoy, a cambio de sus triunfos, les pide llenar las calles de la Ciudad de México para llenar su ego. ¿Qué sucede hacia adelante? ¿Y por qué es preocupante? Que este agradecimiento tiene un costo, y es el 2024, y lo vamos a pagar usted y yo.

Al igual que la semana pasada, pido no caer en el juego de división del presidente Andrés Manuel López Obrador, sino por el contrario, convoco a la sociedad a ganar a la buena, organizándonos y sin polarizar. Debemos apostarle a la concordia, en la que si bien, hay competencia política, no debemos irnos a los extremos.

Lo que vimos en esta marcha, no es mas que un ejercicio amplísimo de movilización de la estructura gubernamental, no sólo de la Presidencia de la República, sino del Gobierno de la Ciudad de México, de alcaldías, de municipios y de otros gobiernos de los estados en todo el país, que, en agradecimiento a su gran líder, a quien creó esta marca que los llevó al triunfo, son capaces de disponer de recursos públicos, de movilizar a la población y de hacer este tipo de marchas.

Yo le pregunto a usted, imagine de lo que no serán capaces en el 2024, imaginen si les temblará la mano para usar recursos públicos, sus impuestos para favorecer al partido político Morena, en la elección presidencial.

Así que hay que estar muy observantes, toda la ciudadanía debe estar atenta sobre cómo se usa nuestro dinero, nuestros impuestos rumbo al 2024. 

Comentarios