¿El Cerro de las Caguamas?

Natividad Sánchez

Hace apenas unos días tuve a bien visitar uno de los sitios más emblemáticos de nuestra ciudad, una colina en donde ocurrió un importante acontecimiento: el  fusilamiento de un emperador, un presidente y un general. Así es, estamos hablando de “El Cerro de las Campanas”, conocido a nivel internacional y visitado por miles de turistas durante todo el año,  ninguna ciudad de la República Mexicana puede sentirse tan orgullosa de un cerro por su historia y sus leyendas como Querétaro: “El Cerro de las Campanas”, es el símbolo de la liberación del yugo que se intento imponer por parte de otros países.

“Cuenta la historia que el 15 de mayo de 1867 el ejército republicano, al mando del general Mariano Escobedo, sitió al emperador Maximiliano de Habsburgo y a las pocas tropas que le quedaban y en las faldas del cerro,  entrego su espada en señal de rendición. Ahí fue hecho prisionero junto con sus generales Miguel Miramón (ex presidente de México) y Tomás Mejía, quienes fueron juzgados por un tribunal de guerra, sentenciados a morir fusilados. Al amanecer del 19 de junio, fueron llevados al Cerro de las Campanas para que se cumpliese la sentencia,  finiquitando así cinco años de intervención francesa y el gobierno de un extranjero”.

Lamentablemente algunos “supuestos guías de turistas” no lo tienen tan claro, pues ponen en entre dicho la credibilidad de los hechos y hacen que quienes lo visitan se confundan o se mofen de la historia de este maravilloso lugar, al poner títulos “graciosos” y ofensivos al sitio considerado actualmente  parque nacional… “El Cerro de las Caguamas” así es como lo llamo un “seudo guía de turistas” quien no tiene clara importancia de este sitio para la historia de nuestro país, al explicar un relato nada acorde con la realidad.

Actualmente para ser guía de turistas hay varios requisitos con los que se debe cumplir, cursar el diplomado de formación que imparte la Secretaria de Turismo ya sea federal o estatal dependiendo del certificado que se requiera, la duración es de 360 horas teóricas y 15 prácticas como mínimo, acreditar el examen de conocimientos generales, aprobar el dominio de una lengua adicional al español en las habilidades lectura, escritura y habla, presentar certificado de estudios a nivel medio superior o nivel técnico en una aérea turística reconocida por autoridades competentes y la constancia de primeros auxilios impartidos por una institución calificada en el rango, nada sencillo.

Según palabras del Presidente de la Asociación Nacional de Guías de Turistas, Gabriel Chávez, en México existen alrededor de mil 500 guías de turistas piratas, cifra superior a las 350 que cuentan con la certificación oficial para dar a conocer el país a los viajeros. Sin duda, un llamado para la Secretaria de Turismo Estatal y para la Asociación de Guías de Turistas de Querétaro, pues es un tema preocupante que ya se está presentando en nuestro estado, que aparte de degradar el trabajo y profesionalismo de quienes se dedican a este sector, afecta la imagen de la entidad y la historia de nuestro país.

Es lamentable que tampoco se cuente con una ley que sancione a estas personas que por ganarse una buena cantidad de dinero y hacer su recorrido “más ameno” deshonren los hechos históricos y no traten debidamente a  los paseantes.  Así que el foco de atención no solo es para quienes se dedican al rubro, sino también para la Comisión de  Desarrollo Económico y Turismo, además de la Comisión de Seguridad de la Legislatura Local y Policía Turistica, antes de que la situación se agrave y se convierta en un verdadero problema como ha sucedido en zonas arqueológicas del país en donde incluso se han presentado casos de extorsión… y que luego no digan que no les advertimos, ¿no creen?

Comentarios