El camino a la meta

Francisco Domínguez Servién

El camino a la meta siempre es difícil, cansado y complicado; demanda constancia, consistencia y claridad de rumbo. Es hasta llegar al objetivo, cuando se puede valorar con una mayor perspectiva si se siguió la ruta adecuada, si se hizo lo correcto.

Estos últimos días fijé en la tribuna de la Cámara Alta mi posición con respecto al debate del dictamen de la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética y las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, además de la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del sector Hidrocarburos.

Lo hice, sin evadir la responsabilidad histórica que tengo como representante de los queretanos; lo hice, anteponiendo en todo momento el interés superior de los ciudadanos, cerrando filas a favor de lo que le conviene a México.

Con esa visión voté a favor de los cuatro dictámenes aprobados en materia energética, los cuales abarcan el diseño para Pemex y la CFE como empresas productivas del Estado mexicano, y contienen leyes que establecerán un nuevo diseño institucional basado en la competencia, en la transparencia y en la participación de la iniciativa privada.

La discusión energética atraviesa un momento decisivo y nos mantendremos firmes para lograr una reforma que verdaderamente represente la transformación positiva del sector energético en nuestro País.

Nuestro esfuerzo y consenso seguirá encaminado a una reforma que vea hacia el futuro; que fomente energías limpias y proteja el medio ambiente; una reforma transparente, que respalde órganos reguladores fuertes y con mayores facultades, a fin de asegurar mejores precios y mayor competitividad, para dotar a las empresas del Estado de más capacidad productiva.

Como lo hemos estado externando, la permanencia de los subsidios a la energía eléctrica resulta indispensable para la economía de los mexicanos, es un apoyo directo a su economía familiar; los legisladores del PAN seguiremos luchando para que no se haga ningún cambio al respecto, hasta que no se cuente con otro instrumento que garantice tarifas justas a los usuarios.

Nuestra fracción está unida en torno a un objetivo común: queremos que la población perciba en su bolsillo los beneficios de las reformas que hemos estado impulsando, no sólo en esta legislatura, sino desde hace varios años.

Estoy convencido de que México necesita reformas que vean hacia el futuro, pero sobre todo, necesita de políticos cercanos que escuchen a los ciudadanos, que logren consensos y que les comuniquen de manera clara y sencilla estos cambios fundamentales para la vida del país; así me lo hacen saber semana a semana, y en ello seguiré trabajando.

En el ámbito local, se cumplen cinco años del actual Gobierno del Estado. Hoy tenemos un estado donde los ciudadanos deciden quién los gobierna, tenemos una economía fuerte y tenemos un futuro promisorio, resultado de varios gobiernos y de cientos de generaciones de ciudadanos que son y han sido siempre el motor de nuestro crecimiento.

Sin duda, todos debemos sentirnos orgullosos de lo que juntos hemos construido, pero también debemos escuchar los reclamos sociales y señalar las grandes asignaturas pendientes que nos impiden avanzar con mayor rapidez y con mayor profundidad hacia la igualdad, la calidad de vida y la paz social que las familias de los dieciocho municipios de nuestro estado se merecen.

Hay muchos pendientes, también hay buenos resultados, y habrá más y mejores en los próximos años si juntos construimos un Querétaro mejor integrado, mejor comunicado y más solidario.

Senador por Querétaro. Ex presidente municipal (2009 – 2012), miembro del Partido Acción Nacional (PAN)

Comentarios