El buen pensamiento

Rodrigo García Santana

El buen pensamiento nos arroja resultados positivos impresionantes, es una herramienta que se debe entrenar  a diario para que  sea precisa y se enfoque directamente en lo pensamos e impacte en lo que sentimos y por ende nos dé un resultado esperado, debemos ser realistas para poder obtenerlo.

El libro del secreto, este pequeño manifiesto que se puso de moda hace unos años y nos habla en crear un entorno positivo para que podamos sacar el resultado esperado, en mi punto de vista todo se basa en aplicación mental para poder obtener buenos resultados, debemos de mentalizarnos en todo lo que hacemos, con fuerza y sin titubeos.

Con un pensamiento fuerte las cosas se acomodan claro debemos de hacer espacio en nuestra vida para poder generarlo yo le llamo pequeñas acciones mentales para poder llegar a la magna acción mental, recuerdo que cuando era más chico, 20 años no tenía la oportunidad de comprar un automóvil y leí el libro del secreto de primera mano no me impacto tanto como a todos pero después en la soledad de mi habitación meditando pensé y si es verdad y si es correcta esta teoría así que decidí realizar diversos pensamientos entorno al auto de cómo lo lograría sumas restas anécdotas, se convirtió en mi terapia para conciliar el sueño, ganando la lotería una herencia de un desconocido, prestamos de familia  en fin todos los escenarios, visualizaba el auto su color ya eran tan recurrentes mis pensamientos que podía oler a nuevo, es ahí donde también conocí el valor del riesgo a pocas semanas un amigo cercano requería vender su automóvil de tal suerte que me busco le dije que con mucho gusto le ayudaría a venderlo con algún conocido, le comente trae tu carro para verlo sirve que por aquí están mis hermanos y vemos quien se anima, llego a  casa, toco y salí,  al ver el carro o sorpresa era el carro de mis pensamientos crénalo o no llego a mí,  ahí supe que no podría perder la oportunidad  de adquirirlo ¿Cómo? era el problema, pero también había visualizado el cómo y ese incluía a uno de mis hermanos que sin darse cuenta en mis pensamientos ya me había prestado el dinero le dije que lo pensaría y le respondería la siguiente semana esa semana fue de pensamientos fuertes y a finales de cuentas se logro todo tal cual lo había trabajado mentalmente.

Menciono que conocí el valor de la palabra riesgo y es así ahora debía pagar el dinero prestado y eso no fue problema porque se dio una teoría que también conocemos y tocamos en columnas anteriores “Créate la necesidad” cuando te creas la necesidad tu cuerpo y mente en el mismo canal se enfocan a solucionar el conflicto de manera mágica de tal suerte que cuando lo resuelves ni cuenta te das, todo ello en un entorno de trabajo de lucha constante de calidad y calidez humana al que piensa bien, bien le va.

Si no se realiza lo que se desea hay que trabajar de manera interna por lo que mencionamos arriba debe ser perfecto el pensamiento, es decir, lo que pensamos debe impactar en lo que sentimos, de nada sirve que lo digamos y no sintamos o que lo sintamos y no lo digamos fuerte y claro.

Mentalizarnos para poder obtener un resultado positivo que se enfoque en nosotros, no cuesta nada, es hasta una terapia diaria que de alguna manera nos ayuda, abre los canales no los cierres, conozco personas que son [email protected] en esta aplicación mental y que aun así se dan el lujo de  no aceptar lo que su pensamiento les genera, lo bueno es que eso este año ya terminó ya están abiertos esos canales.

Por cierto el auto se pago mucho antes de lo acordado.

¿Cuándo fue la última vez que te mentalizaste algo que deseabas?

Hazlo Ya, lo piensas, lo sientes y lo tienes.

Reflexiona y Actúa    

Comentarios