El alto rendimiento de la emoción

El proceso de modernización, además de ser una contundente realidad, es totalmente irreversible y sus alcances superan ya cualquier versión de ciencia ficción que imaginábamos hace medio siglo cuando en condiciones distintas, pero no menos espectaculares, el hombre se aventuraba para pisar por primera vez la luna
24/04/2019
08:04
-A +A

Hace dos semanas, llevamos a cabo un interesante evento sobre la tecnología digital y las tendencias que va marcando en el uso de herramientas en los negocios en general y particularmente en ámbito financiero.

Asistieron destacadas personalidades y especialistas que nos compartieron su conocimiento sobre este tema, que no deja de sorprendernos por los alcances que vienen rompiendo paradigmas en el manejo de las finanzas personales y de las empresas, así como en la manera de operar de muchas instituciones financieras a través de los dispositivos electrónicos que van desde un teléfono, tabletas y computadoras, los cuales con capacidades individuales diferentes, resultan ser todos versiones de equipos de cómputo. 

El proceso de modernización, además de ser una contundente realidad, es totalmente irreversible y sus alcances superan ya cualquier versión de ciencia ficción que imaginábamos hace medio siglo cuando en condiciones distintas, pero no menos espectaculares, el hombre se aventuraba para pisar por primera vez la luna.

Por otro lado, al final de la serie de cuatro conferencias y un panel, cerramos el evento con una comida, donde tratamos de convivir y conocer a las personas que nos dieron las conferencias, más allá de los especialistas. Resultó un agradable ejercicio donde se mencionaron las coincidencias de algunos de ellos sobre la afición a las motocicletas y otras actividades, junto con la emoción que les brinda realizarlas. Es curioso, ya que en un contexto financiero regularmente se busca el mayor rendimiento con el menor riesgo, algo diferente.

Yo les comentaba que guardo especial respeto por las motocicletas, pero que me preguntaba sobre qué sienten quienes se mueven a alta velocidad y quienes se lanzan en paracaídas o hacen gala de los deportes extremos. La respuesta —les dije— la encontré cuando en mis travesías de fotografía vida salvaje, me encontraba frente a un jaguar, un oso o un águila, como la de esta foto, y les atrapaba con la cámara. El rendimiento obtenido de esa emoción, es seguramente lo que encontramos los seres humanos cuando invertimos en nosotros mismos y nos atrevemos a romper paradigmas en este mundo lleno de tecnología y en en este Querétaro nuevo que deseamos conservar.

 

Twitter: @Gerardo Proal

Comentarios