Dueño de su propio destino

Las cooperativas de ahorro y préstamo proporcionan una gran ayuda para promover el cambio social en sus comunidades a través de la cultura del ahorro, el uso del crédito y educación cooperativa. Ha quedado demostrado en varios países que ayudan a destruir sistemas injustos e inequidades del poder
22/02/2019
07:43
-A +A

El Pico de Orizaba tiene su magia.  Es el volcán y montículo más alto de México y de Norteamérica y yace majestuoso entre los estados de Veracruz y Puebla. Su alta montaña es fértil en flora y fauna. Me cuentan que allá arriba el frío cala hondo. También que existe una comunidad de cooperativistas que abren fronteras en el cultivo de papa. Mi recorrido de más de 70 minutos desde la ciudad de Orizaba me lleva al pueblo de

Texmola, Veracruz. Ahí vive Don Daniel, un emprendedor exitoso que labra su sueño y lo hace realidad. Desde hace 4 años su cooperativa de ahorro y préstamo le brinda préstamos justos para fortalecer su línea de producción. No está solo, sus hijos y vecinos han dinamizado a sus grupos solidarios.

Don Daniel es un empresario que con trabajo y honradez ha salido adelante. El campo es su universidad y laboratorio de ideas. Me cuenta que la papa es uno de los cultivos más nutritivos y adaptables del mundo. Además es uno de los alimentos más importante para la dieta de los mexicanos. Es bueno para conversar y me comparte sus secretos en innovación altamente tecnificada, en comparación con los cultivos que se desarrollan en otras regiones bajo condiciones de temporal y donde se practica una agricultura de subsistencia. 

Don Daniel no quiere ser esclavo de nadie. Su comunidad es fuente de migrantes para el condado de Orange en California. Son empleados en oficios honestos (jardinería y construcción) y mal pagados. Sus remesas alivian la pobreza en Texmola y contribuyen a llevar comida a la mesa. Su plática me evoca al mítico líder del cooperativismo en Canadá: Dr. Moisés M. Coady. Es su propio constructor de prosperidad.

“Pretendo educar al pueblo para ayudarle a convertirse en dueño de su propio destino”, así escribió el Dr. Coady, fundador del Movimiento de Antigonish en 1930. A sus 20 años, Moisés se volcó en la educación de los adultos de la zona norte del Canadá, una zona de migrantes principalmente de Irlanda y Gales que vivían en condiciones de miseria. Con su impulso cooperativista creó un movimiento de empresas sociales en la región de Nueva Escocia con pesqueros, granjeros, mineros y trabajadores del acero. Hoy, son un instituto de alto nivel académico adscrito a la Universidad de San Francisco de Asís, que promueve el empoderamiento femenino y emprendimientos sociales en el mundo.

La acción social se convirtió en realidad. Las cooperativas de ahorro y préstamo proporcionan una gran ayuda para promover el cambio social en sus comunidades a través de la cultura del ahorro, el uso del crédito y educación cooperativa. Ha quedado demostrado en varios países que ayudan a destruir sistemas injustos e inequidades del poder. 

Don Daniel me muestra orgulloso las semillas que espera sembrar en unos días más. Sus papas las vende directamente en la central de abastos de Monterrey y CDMX. La acción cooperativa funciona. Don Daniel es dueño de su propio destino.

Emprendedor social @JUANP_DELEON

Comentarios