Duarte arrasó hasta con el deporte

Nelson Vargas

Recuerdo a Veracruz como un estado pujante, que en el deporte era de los primeros lugares históricamente y que se ha quedado rezagado, salvo en los clavados, que han tenido buenos exponentes quienes son enviados a la Ciudad de México a entrenar.

Veracruz es tierra de gente buena que intenta reactivar la vida en el puerto después de sufrir el descarado saqueo por parte del ex gobernador Javier Duarte. En el caso de las actividades deportivas, la nueva administración quiere darle movimiento a sus instalaciones, ayudar a que vuelvan a tener fuerza, y que sean útiles para su gente.

Es terrible darte cuenta la manera en que el pasado gobierno dejó caer instalaciones como el Centro Acuático de Leyes de Reforma… Se llevaron todo lo que había de equipo tableros, bancos de salida, equipo electrónico que compraron los veracruzanos y el gobierno federal, algo terrible, que se suma al resto de los ejemplos de corrupción y rapiña que debilitaron esta entidad.

Se ve la mano de gente que no quiso salir adelante con base al trabajo, sino con tropelías y cosas que dañaron mucho a la entidad. Ahora, la nueva administración en el Instituto Veracruzano del Deporte, Ángeles Ortiz, trabaja para hacer un cambio importante.

No quiero hacerme a la idea de que en Veracruz no ha pasado el tiempo, de que después de tener unos Juegos Centroamericanos las cosas estén tan mal. De parte de todos los involucrados, de una u otra forma en el deporte mexicano, tenemos que colaborar para que este estado tenga de nueva cuenta el brilllo en las actividades acuáticas, que alguna vez fueron ejemplo para el país, así como en otras actividades.

Afortunadamente, Duarte está en la cárcel, aunque reparar el daño llevará mucho tiempo. En materia deportiva, fueron al menos 800 millones de pesos los que se emplearon de mala manera para los Centroamericanos de 2014. Pero hay más, a un lado de las albercas Leyes de Reforma se encuentra el Instituto Veracruzano del Deporte, que quedó abandonado. Algunas partes están muy deterioradas y se pueden apreciar derrumbes de plafones… es verdaderamente triste ver a la máxima casa del deporte de esta entidad abandonada y tendrán que trabajar mucho para recuperarla.

Todo esto es el resultado de una corrupción impresionante en el sexenio anterior y algunos otros, que el pueblo veracruzano sigue pagando. Como por ejemplo, los malos manejos de quien estuvo al frente del deporte del estado durante muchos años y quien ahora sigue manejando una alberca pública, de un municipio, como si fuera de su propiedad.

Tengo que levantar la voz porque me da mucha tristeza lo que sucedió y porque solamente así, muchas más personas se sumarán a la lucha por reactivar el deporte en Veracruz, que en natación, todavía añora tener a algún gran exponente como lo fueron Eduardo Moreno Loyo y Eulalio Ríos.

Recuerdo a Veracruz como un estado pujante, que en el deporte era de los primeros lugares históricamente y que se ha quedado rezagado, salvo en los clavados, que han tenido buenos exponentes quienes son enviados a la Ciudad de México a entrenar. No es tarde para reactivar a Veracruz y su deporte, de apoyar a este estado, a su gente y que busquen recuperar todo aquello con lo que arrasó Duarte.

Profesor

Comentarios